Secciones
Síguenos en:
POCA CARGA LABORAL OBLIGÓ LA MEDIDA

POCA CARGA LABORAL OBLIGÓ LA MEDIDA

El bajo rendimiento y los bajos índices de producción de la sala penal del Tribunal Superior de Tunja llevó a la supresión la plaza para uno de sus magistrados y trasladarlo a la sala laboral , dijo el presidente de la sala administrativa del Consejo Seccional de la Judicatura de Boyacá, José María Rojas Rincón.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
27 de septiembre 1996 , 12:00 a. m.

El funcionario hizo tal manifestación al ser consultado sobre el derecho de petición que el abogado penalista Luis Felipe Machado Leyva elevó a la sala administrativa del Consejo Superior de la Judicatura en Santa F e de Bogotá sobre el traslado de uno de los magistrados de la sala penal a la sala laboral del Tribunal Superior de Tunja. En la sala penal venían trabajando cinco magistrados y en la laboral dos, con la medida que suprime una plaza en la sala penal, gana un magistrado la sala laboral, con lo cual ésta tiene la posibilidad de constituirse en sala de decisión, pues para ello es necesario tener tres magistrados.

Machado Leyva, en una extensa argumentación, señala que la reestructuración proyectada se podría ir en detrimento a la eficaz administración de justicia y se perjudicaría la buena marcha, la pronta y cumplida justicia que le compete a la actual sala penal del Tribunal, de acuerdo a diversos criterios, entre ellos los siguientes: - La honorable sala penal del Tribunal Superior de Tunja ha venido funcionando eficazmente, integrada por cinco magistrados de excelsas condiciones y capacidades morales e intelectuales a toda prueba.

Cada uno de los actuales magistrados preside una sala. De tal manera que son cinco salas integradas cada una de ellas por tres ilustres magistrados.

- La congestión de trabajo de la sala penal del Tribunal de Tunja es elevada, no solo por la cantidad de procesos sometidos a su estudio, sino por la calidad de los mismos procesos, donde se ventilan en segunda instancia la más variada gama de presuntas conductas ilícitas en un Distrito Judicial que, como el de Tunja, registra un alto índice de criminalidad.

- De igual manera, el Tribunal Superior -sala penal- se ve más congestionado aun de trabajo en virtud de las múltiples acciones de tutela que por disposición de los Decretos Reglamentarios de la Tutela deben conocer las salas penales de los tribunales en segunda instancia.

- Lo que se requiere (por las necesidades del servicio público) en el Distrito Judicial de Tunja no es desintegrar su excelente sala penal sino, por el contrario, apoyando a la sala pena, manteniendo el statu quo o aumentando más bien las plazas de magistrados de la Sala Penal, en lugar de reducir su número, proyección esta que solo detrimento causaría a la pronta y cumplida administración de justicia, en una de sus ramas más importantes del derecho: la penal, que estudia y juzga las conductas y la personalidad de los seres humanos presuntamente delincuentes.

El abogado Luis Felipe Machado sostiene, de otra parte, que la sala laboral del Tribunal, si lo requiere, podría ser incrementada con la creación de nuevas plazas de magistrados, pero no le causemos ese daño a la sala penal, no la desintegremos extrayendo de esta corporación a uno de los más ilustres juristas de la rama penal (como lo es el doctor Alvaro Guevara Sandoval) ha tenido no solo el Departamento de Boyacá sino la República de Colombia . El mismo jurista pide que mejor un laboralista integre la respectiva sala laboral y para lo cual hay en Boyacá muchos ilustres juristas eventuales candidatos No hay vuelta de hoja El presidente de la sala administrativa del Consejo Seccional de la Judicatura de Boyacá, José María Rojas Rincón, dijo que la supresión de una plaza de magistrado en la sala penal para trasladarla a la sala laboral, es una decisión ya tomada por el Consejo Superior de la Judicatura y su reconsideración puede hacerse dentro de dos años, a menos que haya circunstancias especiales que obliguen a tomar una medida antes de ese tiempo.

Rojas Rincón explicó que la medida se tomó por bajos rendimientos y bajos índices de productividad advertidos en la sala penal del Tribunal Superior de Tunja. El trabajo en la sala penal no es mucha, no existe ninguna congestión, según los estudios serios y muy definidos que se han llevado a cabo. La decisión, por el contrario, debiera ser mayor, es decir llegar a la supresión de dos plazas en la sala penal, pero creo que se actuó con demasiada prudencia , dijo el mismo funcionario. Agregó que no hay presupuestos para la creación de nuevos cargos, pero si existieran esos recursos no es necesario crear más plazas.

De otro lado, José María Rojas refirió que como los magistrados no se pusieron de acuerdo en quién se traslada a la sala laboral, su despacho solicitó las hojas de vida de los cinco magistrados de la sala penal y escogerá a uno de ellos para protocolizar su traslado a la sala laboral. Aquí se da el concepto y el Consejo Superior es el que toma la última palabra , dijo. Se estima que la próxima semana estará definida la nueva situación en el Tribunal Superior de Tunja.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.