Secciones
Síguenos en:
APERTURA Y POLÍTICA PETROLERA

APERTURA Y POLÍTICA PETROLERA

En el país, como en el resto del mundo, soplan vientos de liberación comercial, desregulación de precios y privatización de algunas actividades que hasta ahora ha monopolizado el Estado. Tarde o temprano estas tendencias habrán de extenderse a todos los sectores, incluyendo el energético. En el caso de la actividad petrolera, hay áreas en las que sin duda prestarán un aporte constructivo. Para comenzar, el país está en mora de liberar las importaciones de algunos derivados del petróleo para los que la producción doméstica no es capaz de atender la demanda nacional. El caso más notorio es el del gas propano. Un estudio reciente demuestra que cerca de la mitad de la demanda potencial no es atendida. Esta situación conduce a que se mantenga un anacrónico sistema de adjudicación de cupos , por parte del Ministerio de Minas y Energía, con todos los inconvenientes de arbitrariedad, favoritismos y reventa que estos sistemas de racionamiento entrañan. El sistema de cupos ha conducido tam

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
08 de septiembre 1990 , 12:00 a. m.

Más aún, el racionamiento de gas propano es uno de los principales responsables del problema financiero estructural del sector eléctrico. Más de la mitad de los hogares colombianos se ven forzados a cocinar con energía eléctrica, al no disponer de energéticos más apropiados como el gas natural o el gas propano. En consecuencia, el sector eléctrico se ve obligado a sobreinvertir en capacidad de generación, ya que el crecimiento del consumo del sector residencial representa más de la mitad del crecimiento total de la demanda. Para agravar el problema, después no puede recuperar sus inversiones al tener que subsidiar el consumo de este sector, pues de no hacerlo así se recargaría excesivamente la factura energética de los hogares de ingresos bajos y medios bajos. No es esta la única causa de la crisis del sector eléctrico, pero de no resolverla no se superará totalmente su problema financiero en el largo plazo.

Para que la libertad de importaciones de gas propano y otros derivados del petróleo sea efectiva, se requiere desregular sus precios o acercarlos a los internacionales. Como dicen los norteamericanos, no hay almuerzos gratis . En este caso las ventajas del almuerzo ameritan pagar su costo y pasar a la mesa.

En forma más general, debemos estar conscientes de que la apertura exige un acercamiento de los precios nacionales e internacionales de todos los bienes comercializables, incluidos los del sector energético. Esta, y las consideraciones fiscales y de balanza de pagos, son las razones que explican y justifican la reciente alza del precio de la gasolina y otros combustibles. De otra parte, existen áreas de la actividad en donde convendría facilitar y estimular una mayor participación de los capitales privados. Estos han jugado un papel fundamental en la exploración de hidrocarburos, ejecutando cerca de las dos terceras partes de las inversiones en exploración. Para que el país pueda continuar siendo un exportador neto de hidrocarburos hasta bien entrado el próximo siglo, se requiere incrementar tanto los esfuerzos de exploración directa de Ecopetrol, como la actividad exploratoria de las compañías, mediante mecanismos y políticas que estimulen la búsqueda de hidrocarburos en las denominadas cuencas inactivas (cuencas potencialmente petrolíferas en las que la actividad exploratoria ha sido insignificante) y que remuevan los desincentivos actuales a la búsqueda de gas natural y petróleos pesados, por falta de mercados y de yacimientos pequeños por problemas de rentabilidad.

El capital privado está, además, llamado a jugar un papel más activo en el futuro de áreas como la refinación, el transporte de crudo y derivados y la industria petroquímica. En lo que hace a esta última, el gobierno anterior decidió que la empresa estatal no compitiera con desarrollos que el sector privado estuviera dispuesto a acometer por su cuenta y riesgo y sin recibir subsidios. Como consecuencia de esta política, se inició la construcción de algunas plantas en el Complejo de Mamonal y existen nuevas iniciativas de gran envergadura que, de concretarse, representarían niveles de inversión privada superior a los 800 millones de dólares, difíciles de igualar en cualquiera otra rama industrial en el país. Para que el despegue sea definitivo se requiere una cooperación más estrecha entre la industria privada y Ecopetrol, que suministraría las materias primas, y, posiblemente, que el Gobierno autorice a Ecopetrol a participar como socio en algunos de los proyectos de mayor tamaño.

En el área de refinación, lo más aconsejable parece ser que Ecopetrol ejecute la nueva refinería del Magdalena Medio, en atención a características especiales del proyecto, como la valorización de las reservas de crudos pesados de Cocorná, y a que con el actual sistema de precios regulados, que no es posible cambiar radicalmente en el corto plazo, difícilmente se conseguiría inversión privada de riesgo en los volúmenes requeridos.

Sinembargo, existen varias opciones de mini-refinerías locales, en áreas de producción, algunas de las cuales parecen ser rentables y serían complementarias a la del Magdalena Medio que, por sí sola, no permitirá cubrir todo el faltante de gasolinas a finales de la década. Ecopetrol no debe ni va a acometer directamente este tipo de proyectos, que constituyen un campo de acción potencial inmediato para el capital privado. Un primer paso, quizás el más lógico, sería el de proponer a las compañías asociadas que hagan los estudios de factibilidad y, si encuentran rentable la inversión, esta se ejecute a través del contrato de asociación respectivo. En el futuro, a medida de que con la apertura los precios de los derivados se equilibren con los internacionales, se facilitará una participación más amplia de capitales privados en inversiones en refinación.

Estas no son las únicas, pero tal vez sí las más importantes consecuencias que el proceso de internacionalización de nuestra economía puede y debe tener sobre la política petrolera. Convendría comenzar desde ahora a trabajar en ellas.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.