COLOMBIA, TITUBEANTE, INSEGURA...

COLOMBIA, TITUBEANTE, INSEGURA...

Esta Selección Colombia Juvenil es así: titubeante, insegura, capaz de hacerle parar el corazón al más guapo. Por eso el empate de ayer 1-1 con Uruguay fue un premio para el equipo que orienta la dupla técnica de Jorge Cruz-Félix Valverde Quiñónez, que por ahora se ha mostrado muy temerosa.

23 de enero 1997 , 12:00 a.m.

Porque si bien el equipo sigue demostrando una alta cuota de efectividad ofensiva en relación con las oportunidades de gol que crea, el aparato de seguridad, simplemente, no lo es tanto.

Esta Selección Juvenil es así: con un par de stopper que no son estéticos y que fallan cada vez que los puntas contrarios se mueven en el frente de ataque. Y ellos son así, en parte, porque los laterales volantes, los famosos carrileros , son muy buenos cuando se van de excursión ofensiva pero son regulares en marca.

Por eso Uruguay creó tantas opciones de gol, desde que se dio el pitazo inicial (la primera a los 15 segundos de juego y la última a los 40 minutos del complemento) y se llevó el sabor amargo de no haber ganado.

Es cierto. Este es un equipo que no maneja la pelota. Por qué? Uno, no tiene los hombres propios para ese tipo de juego (aquí el único Valderrama que hay es Alvaro, el enviado especial de El País de Cali) y dos, porque el esquema que han ordenado los técnicos no lo permite.

Por eso ayer, y como el domingo contra Argentina y como el viernes pasado en la última media hora contra Bolivia, el equipo le cede la pelota al rival, le permite administrarla y fabricar las llegadas. Y así es muy arriesgado mantener un resultado.

Esta Colombia Juvenil es un equipo diseñado para esperar, aguantar al rival de tres cuartos de cancha para atrás, que cuando recupera la bola lanza pelotazos profundos en busca del desdoblamiento de los carrileros o de la velocidad de León Darío Muñoz y Julián Téllez. Tener el balón, hacerlo circular, le cuesta mucho.

Una trenza , una llegada basada en el toque corto es difícil de apreciar. Por eso los técnicos al final del compromiso dijeron en la rueda de prensa gracias a Dios empatamos. A veces hay que contar con un poco de suerte para no perder .

Es que ayer el equipo además de ser lo que es, de mostrar un estilo poco vistoso y a veces torpe, jugó mal. Y si es un equipo diseñado para defender, con razón los partidos están para que sean vistos en compañía de un cardiólogo. Atrás este grupo se enlaguna.

El gol llegó en el único avance colectivo bien hilvanado del partido: Rubiel Quintana, el carrilero derecho marcó a los 38 minutos del primer tiempo.

Uruguay sintió el golpe pero se mantuvo en lo suyo: atacar, buscar las puntas (especialmente la izquierda con Pellegrini) y llenar el área colombiana de centros. No le quedaba difícil: en los costados Colombia apretó poco y dejó casi toda la responsabilidad en los centrales.

A los volantes de marca la espalda se la ganan con facilidad y eso crea más responsabilidad para los centrales. Ellos (Ortiz y Viveros) tienen que recurrir mucho a la falta, tanto que el segundo terminó expulsado cuando quedaban 4 minutos de partido).

Por eso es que se ven tan mal los stoppers.

Y en uno de los tantos errores, al minuto 2 del complemento, otro centro cayó en el corazón del área. Edwin Rivas estorbó al portero Julián Viáfara que buscó la pelota y la dejó ahí no más para que Marcelo Zalayeta pusiera el 1-1.

De nada valió la intensión de meter a otro volante de armado (Mayer Candelo) porque el estilo de ataque de este equipo es diferente al que impuso la selección de mayores.

Esta Colombia es así, como la gaseosa que se autocalifica como la chispa de la vida : crea una que otra opción y ha tenido la fortuna de concretar.

Pero atrás duda mucho, juega feo y, a veces, mal, como ayer, y no brinda ninguna seguridad. Contra Uruguay, de no ser por el líbero Edgar Valencia, que estuvo atento y jugó con valentía e inteligencia, otro hubiera sido el cantar.

Ahora se entiende la preocupación por la falta de definición con la que llegó el equipo a Chile: no es por la efectividad de los delanteros, que aquí ha quedado comprobada. Es por el temor a atacar y por el susto que provoca la defensa cuando es encarada.

Mañana contra Paraguay, en Coquimbo, Colombia buscará asegurar su clasificación sin necesidad de esperar hasta el domingo desde la tribuna. Ese día debe descansar. Una victoria la mete en la fase final y la deja con la esperanza de ganar uno de los cuatro cupos al Mundial de Malasia que están en disputa.

Ya lo dijeron los técnicos. Gracias a Dios ayer no perdió esta Selección Colombia, que es así...

Síntesis COLOMBIA 1 (1) URUGUAY 1 (0) Estadio: La Portada, de La Serena (Chile).

Asistencia: 800 espectadores.

Colombia: Viáfara (5); Valencia (7), Mosquera (5); Rivas (4); Quintana (6), Ortiz (5); Viveros (5), Cortés (5) y Quicena (4); Téllez (4) y Muñoz (4).

Cambios: Candelo por Ortiz (12 ST), Trespalacios por Téllez (22 ST), Varón por Muñoz (37 ST).

Uruguay: Munúa (6); Pellegrín (6); Lembo (5), Rivas (6) y González (6); Podestá (5), Callejas (7), Perea (6) y Olivera (6); Zalayeta (7) y Migliónico (5).

Cambios: Cohelo (6) por González; López (6) por Podestá y Rogeiro por Olivares (30 ST).

Goles: Quintana (38 PT). Zalayeta (2 ST).

Expulsados: Viveros (41 ST).

Arbitro: Róger Zambrano (6).

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.