NI INDULTO NI AMNISTÍA PARA LOS PARAMILITARES

NI INDULTO NI AMNISTÍA PARA LOS PARAMILITARES

La idea de que los grupos de autodefensa, Llamados también paramilitares, puedan recibir un tratamiento reservado a los delincuentes políticos, se hace remota.

25 de enero 1997 , 12:00 a.m.

A juzgar por la voluntad expresada por el Gobierno, sus miembros podrían sí aspirar a conseguir el amparo de beneficios jurídicos similares a los que en su momento permitieron la entrega de algunos jefes del cartel de Medellín, incluido el extinto Pablo Escobar, La controversia sobre el tema revivió ayer, a instancias de una propuesta lanzada por el presidente de la Federación Nacional de Ganaderos, Jorge Visbal Martelo.

El dirigente gremial planteó el Montería que la administración Samper podría negociar el desarme de las autodefensas a expensas de un tratamiento políticos.

Para esos movimientos no puede haber indultos ni amnistías , respondió desde Barrancabermeja el ministro del Interior, Horacio Serpa Uribe.

La consideración de delincuente político está definida en el Código Penal y tiene que ver, de manera fundamental, con las modalidades delictivas denominadas rebelión, sedición, asonada y conspiración , explicó.

De suerte agregó que la calificación no puede ser caprichosa, sino ceñida a la interpretación que en relación con la denominada delincuencia política trae el estatuto criminal .

Recordó que la administración, con el propósito de recuperar para el Estado el monopolio de las armas, ofreció un procedimiento de acatamiento a la ley que, sin embargo, no produjo inicialmente efecto alguno.

Desde su perspectiva, la política de sometimiento para esas organizaciones podría concretarse en beneficios tales como la cesación de procedimiento para casos de asociación para delinquir y porte ilegal de armas.

El debate se reabre mientras el Gobierno tiene en su poder una carta enviada recientemente por un grupo de ganaderos que propone protección estatal para la creación de nuevos grupos de autodefensa en zonas donde se intensifica la acción de la guerrilla.

La Federación Nacional de Ganaderos se declara ajena a esa propuesta y dijo, por boca del propio Visbal, que no patrocinaría propuestas que desquicien el estado de derecho.

Para Visbal otra cosa sería impulsar la ampliación de las Asociaciones de Vigilancia Rural (Convivir) que, a su juicio, han servido para amortiguar efectivamente los efectos del secuestro, el hurto y la extorsión en zonas donde se concentra la insurgencia.

En este sentido Serpa parece de acuerdo y anota que no hay que confundir las manifestaciones delincuenciales del paramilitarismo con las Convivir, que sí están autorizadas por la ley, que funcionan según un reglamento de cuyo cumplimiento está encargado el Ministerio de Defensa y que tienen como objeto fundamental apoyar a la autoridad, esto es, al Ejército y a la Policía.

Al precisar la postura oficial, el ministro dijo que no existe autorización legal para reconocer en el paramilitarismo la condición política que algunos de estos sector han venido reclamando.

Sin embargo agregó al igual que el Gobierno mantiene, según lo acaba de decir el señor presidente Samper, la expectativa de un procedimiento de reconciliación con la guerrilla, mantiene también la misma expectativa en lo relacionado con el ya dicho procedimiento de acatamiento a la ley en relación con las autodefensa .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.