Secciones
Síguenos en:
HICIMOS EL GASTO Y MERECIMOS GANAR Y MERECIMOS GANAR

HICIMOS EL GASTO Y MERECIMOS GANAR Y MERECIMOS GANAR

Estaba excedido en la individual, un rasgo hasta con atenuantes por todo ese fervor juvenil que desparrama en cada jugada, en cada pelota dividida, en su inclaudicable pasión en busca del triunfo. A sus 20 años, Ricardo El Gato Pérez es uno de esos delanteros a la moderna: con permanente pique a los costados, con aparición en el frente de ataque en busca del cabezazo, con el olfato goleador. También con la vocación de sacrificio para ir a taponar la salida de los zagueros rivales, perseguirlos y hasta con fuerza para desequilibrarlos en sus intentos de proyección.

Creo que la entrada de Arnoldo Iguarán fue determinante. Por lo que significa para todos nosotros, porque parece que no le pasan los años, por el desgaste para la defensa rival , dijo Ricardo Pérez, encumbrado como figura de la cancha por las dos anotaciones que significaron el triunfo de Millonarios sobre Santa Fe en el primer clásico del año.

Y si el corre, pues cómo no lo vamos a hacer nosotros. Me acuerdo cuando gritaba sus goles en la tribuna. Siempre fue mi ídolo. Lo será a través del tiempo, como ejemplo de profesionalismo.

En el primer gol, lo ví correrse en diagonal, su disparo pegó en el palo y estaba ahí justo para meterla. En horabuena porque el arquero Arias estaba crecido, parecía imbatible , remarcó Pérez.

En el segundo agrega fue una obra genial de Alvaro Torres. Hizo un doble enganche por la izquierda, tiró el centro, no hubo rechazo por la presión que hizo Domínguez y la tomé solito. Me acomodé, medí el disparo y saque un taponazo con el alma .

Y por qué esa tendencia a la individual? Tampoco fue tanto. Me acuerdo de una jugada en la que hice un doble amague y no compartí con mis compañeros. Finalmente saque un remate totalmente desviado. Pero era por el afán del empate. Creo que jugamos bien, hicimos el mayor gasto y hubiera sido injusto la derrota .

Arnoldo Iguarán estaba tranquilo. Sus 36 años le entregan la tranquilidad de reir o llorar en silencio. El sabía que había cumplido con el cometido.

Estoy muy bien físicamente y por eso el técnico decidió el cambio. Me tenía confianza y afortunadamente las cosas me salieron. La orden era aparecer por la izquierda, picar, desequilibrar , dijo Iguarán.

En una de esas llegadas, me vine hacia el centro y alcance a meter el derechazo cuando caía al piso. Era el premio al dominio que había ejercido Millonarios, al esfuerzo de los muchachos que dominaron gran parte del compromiso.

Además, creo que aparte del gol, Santa Fe no tuvo mayores posibilidades. El terreno y la pelota fue nuestro. Por eso, cuando entré creía en nuestras posibilidades , agregó el delantero.

Y otro que reaparecía en las toldas albiazules, Hugo Galeano, también tuvo un buen comportamiento en el clásico.

Si alguno merecía ganar, ese era Millonarios porque desde un comienzo les taponamos todas las salidas. Ellos tuvieron su oportunidad y la metieron. Nosotros creamos desde el primer minuto múltiples opciones y se nos habían negado. Al final se hizo justicia , dijo el lateral izquierdo.

Galeano e Iguarán: la franja izquierda que se recupera en Millonarios, tras un préstamo por un año al Junior de Barranquilla. Un retorno feliz. Nada menos que en el tradicional clásico.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.