LA SUPERESTACIÓN CALI

LA SUPERESTACIÓN CALI

La publicación más importante e influyente en la industria de la música en el planeta analiza el magnifico crecimiento colombiano en los últimos años. Adaptado y traducido por Carlos Passage, un texto original de Jhon Lanner, editor latino de Billboard.

28 de septiembre 1996 , 12:00 a.m.

Con todo Colombia ocupa el tercer puesto entre los mercados más poderosos de América Latina después de Brasil y Méjico, un logro que ha sido continuamente robustecido en los pasados cinco años.

De acuerdo con Asincol, el mercado de la música en el país en 1992, genero ventas de 11.3 millones de copias, que equivale a 32.3 millones de dólares, unos 32 mil millones de pesos. El año pasado estas cifras mostraron otra agradable novedad: se vendieron 16.3 millones de unidades, que corresponde a 92.3 millones de dólares, cerca de 100 mil millones de pesos.

La reciente prosperidad de la industria de la música en Colombia no ha sido una noticia oculta para las compañías principales de discos. Cinco de las seis multinacionales han tenido abiertas sus oficinas en el país: Bmg, Polygram, Emi, Warner y Sony. Las primeras cuatro empezaron a operar hace solo cuatro años, Sony, sin embargo ha estado funcionando en la nación desde 1964.

Los artistas colombianos de la grabación han tenido prestigio y respeto dentro y fuera del territorio nacional. La superestrella de Sonolux, Carlos Vives, hecho un idolo internacional a través de la compañía Polygram, ha introducido al vallenato de una forma espectacular al mundo entero. Vives catalogado cotidianamente como el responsable de llevar la música colombiana a un estatus internacional ha vendido de sus dos primeros albums de vallenato, cuatro millones de copias, otros artistas Best-Seller son: Shakira con un millón de unidades de Pies Descalzos , Donato y Stefano; 800.000 copias, Soraya con 250.00 copias de su álbum En esta noche y el grupo Aterciopelados con 150.000 copias de su disco El Dorado .

AL MENOS TRES BUENAS RAZONES Y como lo dicen muchos ejecutivos en la industria de la grabación, hay tres factores que han contribuido a la expansión del mercado colombiano: 1) La política del presidente Cesar Gaviria a la apertura económica, lo cual ayudo a iniciar el incremento del negocio del disco. 2) la conversión del vinilo al CD (Asincol estima que el compact Disc acumulara el 70% de las ventas totales durante 1996) y 3) La llegada de las multinacionales.

Hay otras señales de cambio positivo en Colombia. La entrada de la cadena holandesa de tiendas por departamento Makro que han forzado a los vendedores locales a practicar nuevas estrategias de mercadeo. La anticipada unión de la domestica Prodiscos , una cadena de 50 tiendas regadas por toda la nación y propiedad de Discos F.M. con la Tower Récords , la extraordinaria cadena americana especialista en Mega-Tiendas en todo el mundo. Prodiscos y Tower Récords planean abrir 10 Mega-Stores en los próximos cinco años.

La radio y la TV igualmente están listos para su aporte a esta bonanza con sabor a Cumbia . El gobierno esta próximo a entregar 300 nuevas frecuencias para la banda de FM, en un país que posee ya 629 emisoras. De otra parte en 1997 ya esta listo el proyecto para adjudicar tres canales privados de TV, algo que se vera por primera vez en la historia de Colombia.

Los pocos canales de TV que existen en el país, tres, puede decirse es la principal razón para que hayan tantas estaciones de radio, en toda la república viven 34 millones de personas.

AL OTRO LADO A parte de todas estas maravillas, sin embargo no todo es color de rosa en la industria colombiana de la música. La crisis que vive el país a causa del escandalo de los dineros del cartel de Cali en la campaña del señor Ernesto Samper. le ha quitado vigor a la economía. Las proyecciones originales del crecimiento del 5% para 1996 podrían no llegar siquiera a la mitad. muchos ejecutivos de las compañías afirman que la inestable situación política ha afectado a la economía y por ende a las ventas de discos.

Lo peor podría llegar si los Estados Unidos aplican las sanciones económicas previstas. De todas formas los cabeza de los sellos discográficos son cautelosamente optimistas sobre el futuro.

Finalmente y sin restricciones, las compañías de disco continuarán exportando sus productos a otros países donde la tensión política es menor, pero donde la pasión por la música colombiana esta en su punto más alto. CP.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.