Secciones
Síguenos en:
EN PELIGRO ALMUERZO DADO POR LAS EMPRESAS

EN PELIGRO ALMUERZO DADO POR LAS EMPRESAS

Con varias sentencias de la Corte Suprema de Justicia en la mano, algunos sindicatos empezaron a exigir que la alimentación que reciben los trabajadores en la empresa sea reconocida como parte en especie del salario y, en consecuencia, se tenga en cuenta para la liquidación de prestaciones. Los empresarios estiman que es factible que en vez de obtener su cometido, los sindicatos precipiten la eliminación de esa y otras prerrogativas en donde existen, precisamente en detrimento directo de los intereses que pretenden tutelar: las conquistas obreras.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
08 de septiembre 1990 , 12:00 a. m.

Los trabajadores de Alcalis de Colombia ya incluyeron una exigencia en este sentido en el pliego de peticiones que se negocia desde hace dos meses.

Si la empresa acepta esta petición --además del incremento de la carga prestacional en cerca de dos mil millones de pesos-- surgirá un precedente para las convenciones que se discutan en otras empresas.

Los industriales privados y los representantes de las entidades comerciales del Estado temen también que esta situación se convierta en otro elemento que dificulte aún más las relaciones obrero-patronales.

El presidente de la seccional de Bogotá de la Asociación Nacional de Industriales (ANDI), Fernando Bernal, dijo que la imposición de la medida constituiría un nuevo factor de quiebra para grandes y pequeños establecimientos, la mayoría de los cuales no está en condiciones de soportar mayores pagos.

Según Bernal, resulta contradictorio que una medida de auxilio de los patronos a sus empleados implique mayores erogaciones prestacionales, lo que conducirá a que muchos decidan cancelar el suministro gratuito o bajo costo de alimentos.

En entidades estatales que manejan nóminas de personal mayores que las de Alcalis existe también la preocupación de que los sindicatos decidan presionar la inclusión del valor total del auxilio de alimentación en los salarios y las prestaciones.

Ricardo Navarrete, jefe de la División de Asesoría Laboral de la Empresa Colombiana de Petróleos (Ecopetrol) dijo que el sector industrial no contaría con la suficiente capacidad financiera que se requiere para cubrir la nueva carga y se mostró partidario de que este aspecto se discuta individualmente en cada entidad.

La historia empezó con los resultados que hace algunos meses arrojaron varias demandas entabladas por el sindicato de Alcalis. Exigían una reliquidación de sus prestaciones aludiendo que la cuota alimentaria no había sido incluida dentro del salario ni en en el rubro prestacional.

En concepto de los demandantes y sus abogados, la diferencia entre los 1.50 pesos que la empresa descontaba a cada trabajador y el precio real de los almuerzos, desayunos y comidas (seis pesos, para citar un ejemplo), era parte del salario y debía incluirse como tal en la liquidación de las prestaciones.

Así, la diferencia alcanzaba en el mes la suma de 135 pesos por trabajador, que se deben manejar como parte en especie del salario.

Alcalis respondió a la demanda argumentando que si el demandante pagaba por su comida en el casino 1.50, tales comidas compradas con el propio peculio no constituían un salario en especie .

Respecto de la diferencia que asumía la empresa, los abogados de la entidad oficial simplemente intentaron demostrar que era inexistente por cuanto lo que en realidad operaba era un contrato de servicio entre el organismo y un vendedor de alimentos para que prestara el servicio en el lugar, con alguna rentabilidad, pero sin que ello constituyera una parte del salario.

Es algo similar a las propinas , señaló Alcalis en su alegato. Las propinas no son salario por que quien se las da al trabajador es la clientela del establecimiento y no el dueño o el patrono .

Los procesos iniciados a comienzos de los años ochenta llegaron a la última instancia posible: la sala de Casación Laboral de la Corte Suprema de Justicia, el año pasado y las primeras sentencias se produjeron en agosto del año anterior.

La Corte determinó que indudablemente tiene el carácter de salario en especie el suministro de alimentación a bajo precio en cuanto ese precio menor favorece económicamente al trabajador (...) esta doctrina es igualmente aplicable a los trabajadores particulares y los trabajadores oficiales, sin que para nada importe que la legislación directamente aplicable a cada uno de estos grupos de asalariados sea diferente .

De acuerdo con la sentencia de la Corte ese carácter de salario en especie se extiende además al transporte, al alojamiento y al vestuario, cuando la empresa los suministre.

La existencia de ese fallo, que reproduce una jurisprudencia de la misma corporación, solo empezó a trascender ahora cuando el sindicato de Alcalis la incluyó como parte de las exigencias de la negociación colectiva de trabajo.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.