DE UN INFARTO MURIÓ MOLINA

DE UN INFARTO MURIÓ MOLINA

El historiador, dirigente político y dos veces candidato presidencial por la izquierda, Gerardo Molina,fallecio ayer en Bogotá.Tenia 85 años El maestro Molina se había convertido en uno de los más reconocidos historiadores y teóricos de la política nacional

30 de marzo 1991 , 12:00 a.m.

Fue rector de las universidades Nacional y Libre, congresista y candidato presidencial por el movimiento de izquierda democrática Firmes.

Escribió cuatro libros, siendo el más destacado Las ideas liberales en Colombia.

Colombia ha perdido a uno de sus mejores hombres, sin duda a uno de sus hombres de paz. El fallecimiento del profesor Molina llena de pesar al Gobierno Nacional. De él aprendimos grandes cosas, una de ellas que la búsqueda de la paz de Colombia no debe escatimar esfuerzo alguno , dijo Gaviria.

También se pronunciaron el ex candidato presidencial Alvaro Gómez Hurtado y el ex presidente Carlos Lleras Restrepo.

Molina fue uno de los defensores de las ideas socialistas en Colombia.

A los 85 años de edad falleció ayer en Bogotá, víctima de un fulminante paro cardíaco, el maestro Gerardo Molina. Nacido en el municipio antioqueño de Gómez Plata, Molina se crio en un ambiente pobre, en el que recibió la influencia de su hermano Juan, quien lo motivó a estudiar Derecho, como él.

A comienzos de 1930, cuando tenía 24 años, pronunció su primer discurso político en la estación del Porcecito, cerca de Gómez Plata, en donde se hallaba de vacaciones. Estaban presentes, entre otros, el entonces candidato presidencial Enrique Olaya Herrera y el director de EL TIEMPO, Eduardo Santos.

El discurso de Molina le gustó tanto a Santos, que le pidió el texto y lo publicó completo en EL TIEMPO.

Al regresar de esas vacaciones recordó mucho tiempo después encontré que para mí todo había cambiado por ese incidente .

Así, en sus primeros años de activismo político militó en el ala progresista del Partido Liberal. Fue miembro de la generación estudiantil que lideró el hoy expresidente Carlos Lleras Restrepo, bajo la Federación de Estudiantes.

Siempre fue un inconforme, no marxista, pero sí socialista, a quien la lectura lo apasionó tanto como la lucha contra las desigualdades sociales, siempre desde la tribuna legal y bajo la luz de las ideas. Aunque justificaba la existencia de los grupos guerrilleros, consideró un error tomar un fusil para irse al monte.

Por eso participó en la Comisión de Paz que creó el entonces presidente Julio César Turbay, a la que renunció cuando aceptó ser el candidato del movimiento de izquierda democrática Firmes.

En aquella oportunidad lo respaldaron varios movimientos, entre los que estaban el Partido Socialista Revolucionario (PSR), la Unión Nacional de Oposición (UNO), el Partido Socialista de los Trabajadores (PST) y el Partido Comunista Colombiano (PCC).

Por fuera de la coalición de entonces quedaron el Movimiento Obrero Independiente y Revolucionario (MOIR), el Movimiento Independiente Liberal (MIL), la Anapo Socialista y el Frente Unitario Popular (FUP) que apoyaron la candidatura presidencial de Consuelo de Montejo.

Antes de esa experiencia política, Molina fue representante a la Cámara por Antioquia, como suplente de Baldomero Sanín Cano, de 1932 a 1934; y luego senador, a los 28 años, como suplente de Abel Botero.

Allí fue defensor de la gran reforma del presidente Alfonso López Pumarejo.

Desempeñando el cargo de rector de la Universidad Nacional, vivió intensamente el 9 de abril de 1948, día del asesinato del candidato liberal a la Presidencia, Jorge Eliécer Gaitán.

Al hablar sobre esa fecha, dijo en un reportaje que se había creado mucha fantasía sobre su actuación en esa jornada, especialmente sobre su supuesta participación en la toma de la Radio Nacional: Es pura fantasía. No sabía ni dónde quedaba. Lo que hicimos esa noche, al ver el rumbo de los acontecimientos, y ante la demora de los comisionados que fueron a Palacio a pedir la renuncia del Presidente, fue tratar de aprovechar los elementos positivos de esa formidable insurrección, y con Jorge Zalamea, Arriaga Andrade y otros constituimos la Junta Revolucionaria de Gobierno, de la cual fui presidente. Con base en eso dijeron que yo era el responsable del 9 de abril .

Tras esa experiencia se exilió en Francia, del 48 al 54, en donde sus ideas socialistas se fundamentaron aún más.

A su regreso fue dos veces rector de la Universidad Libre. En aquella época escribió sus libros Proceso y destino de la libertad, Las ideas liberales en Colombia, Universidad pública o privada y Breviario de ideas políticas.

Molina fue un hombre de hogar. Estuvo primero casado con María Eastman, de quien enviudó. Luego contrajo segundas nupcias con doña Blanca Ochoa, quien hoy le sobrevive, junto con sus dos hijos: Juan Patricio y Carlos Gerardo.

Gerardo Molina, a quienes muchos consideraron más un teórico y excelente historiador, que un político, será enterrado hoy en horas de la tarde.

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.