'Había arrancado el año con mucho amor y mire lo que pasó'

'Había arrancado el año con mucho amor y mire lo que pasó'

Hasta la 1:55 de la tarde del miércoles, Wilson Noreña vivía de las ganancias que le dejaba un almacén de ropa, bautizado "Almacenes Punto 5.000", ubicado en el corazón del puerto nariñense de Tumaco. Con la fuerte explosión ocurrida a esa hora, su negocio, situado frente a la estación de Policía, desapareció del mapa, en el ataque explosivo atribuido a una alianza de las Farc y Los Rastrojos, que dejó 9 muertos, 75 heridos y 217 locales comerciales afectados.

04 de febrero 2012 , 12:00 a. m.

Recuerda que en el momento de la explosión se encontraba fuera del almacén, buscando mercancía en una fábrica de gorras y cuando llegó, a la media hora, ya todo era escombros y la ropa quedó en una alcantarilla. Noreña abrió su almacén hace cinco años para comercializar prendas de vestir de damas y caballeros, a todos los precios, pero lo perdió todo.

Desde el estallido, este comerciante oriundo de Tuluá (Valle) pero radicado hace ocho años en Tumaco, no duerme bien, porque no sabe cómo pagar las deudas que adquirió al comenzar este año para la compra de mercancía, más lo que perdió en infraestructura en el local. En total, dice, perdió 80 millones.

"Va a ser muy difícil volver a comenzar de nuevo porque al terminar el año anterior había adquirido créditos para comprar la ropa para el año que viene", dice el comerciante, de 45 años, que agrega que la mercancía era nueva.

"Yo había arrancado el año con ganas y con mucho amor, pero vea lo que nos sucedió, esto es lamentable", manifiesta Wilson, quien esperaba una buena época en la temporada escolar y al finalizar enero y comienzos de febrero cuando llegaban clientes por ropa. Ahora, los comerciantes están conformando una asociación de damnificados y quieren contratar a un abogado "porque pensamos demandar al Estado y contratar a un abogado para que nos defienda", dice Wilson. "Era un negocio bien montado, en temporadas bajas tenía cuatro empleos y ocho en las altas, pero quedó en el piso en cuestión de segundos", cuenta Wilson, con tono triste y resignado. En protesta por el atentado, en Tumaco está convocada para hoy una marcha contra los violentos, que comenzará a partir de las 9 de la mañana en el Polideportivo San Judas y finalizará con una oración y un acto cultural.

Además, la Alcaldía suspendió la celebración del Carnaval del Fuego, que se celebraría entre el 16 y 21 de febrero.

En su regreso a Villa Rica, Agustín Lerma encontró la muerte.

Más de una década de labores de reciclaje en Cali deterioraron la salud de Agustín Lerma y obligaron el retorno a su natal Villa Rica. A sus 55 años, Agustín vivía solo en la casa materna, contigua a la vivienda de su hermana Ayda Ruiz Lerma.

La explosión del jueves al mediodía en este municipio caucano lo sorprendió en la sala cuando estaba almorzando. La fuerte onda explosiva destruyó una pared de la casa, diagonal a la estación de Policía.

Las lesiones causaron la muerte de Agustín, una de las seis víctimas del atentado atribuido al frente 6 de las Farc. Ayda esperaba anoche el cadáver de su hermano, el menor de once. "Tenía cuatro hijos, todos mayores, pero sin muchas condiciones para atenderlo, y Agustín decidió regresar y yo estaba al tanto de él", dice ella. La mujer estaba angustiada porque no tenía cómo pagar los gastos del sepelio.

También dice que la casa quedó con muchos daños y será muy difícil su reparación.

Mientras los habitantes esperaban los cuerpos de sus seres queridos para sepultarlos, otras 25 personas se reponían de las heridas en centros asistenciales de Cali.

El alcalde, James Guillermo Mina, expresó que hoy en la tarde se hará el sepelio colectivo de las víctimas.

"El martes tendremos una marcha con el acompañamiento de alcaldes y comunidad de otros municipios del norte del Cauca, como Puerto Tejada, Padilla, Corinto, Caloto y otras localidades. Será una marcha de camisetas y banderas blancas.

Todos estos pueblos viven la zozobra del conflicto armado y hay que decirle al Gobierno Nacional y a Colombia que es necesaria la salida política a esta guerra, y decir también que no queremos más violencia que tanto dolor está causando", expresó Mina, que estimó en 2.500 millones de pesos los destrozos en un centenar de viviendas y locales comerciales. Con 15.000 habitantes y unos 10.000 millones de pesos de presupuesto, esos 2.500 millones superan las posibilidades del municipio, por lo que pidió acelerar las ayudas.

Además, se quejó de que el municipio tiene 13 años de vida municipal y no fue incluido en las regalías. "Tenemos problemas de agua potable e inundaciones en invierno, esperamos el apoyo para superar este duro momento para la comunidad, una gente amable que ahora vive en la zozobra", dijo.

Por su parte, el gobernador del Cauca, Temístocles Ortega, expresó que se gestionarán los recursos para poder reconstruir el cuartel de Policía.

El mundo se unió para rechazar atentados de Farc.

Las acciones terroristas de las Farc lograron, en menos de 24 horas, unir en su contra a los actores más representativos del mundo.

Naciones y organismos que usualmente abanderan posturas políticas disímiles (EE. UU. y Unasur, por ejemplo), coincidieron en condenar el asesinato de civiles y policías, en atentados perpetrados en Nariño y Cauca, y que hasta el momento dejan 18 civiles y policías muertos y cerca de 80 heridos.

Todd Howland, delegado de la alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, expresó su "denuncia y rechazo" a las acciones de la guerrilla.

Por su parte, el Departamento de Estado de EE. UU., a través de un vocero, expresó sus condolencias a las familias de las víctimas. Afirmó que "no hay justificación para asesinar personas inocentes" y reiteró su respaldo a Colombia en "los esfuerzos para poner fin al terrorismo en un marco de respeto por los derechos humanos y el imperio de la ley".

Catherine Ashton, alta representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores, condenó los atentados. "Esta violencia arbitraria es inaceptable", afirmó.

Unasur y la OEA también rechazaron los ataques de las Farc. "Estos hechos representan una afrenta contra el Estado colombiano y un crimen deleznable", afirmó José Miguel Insulza, secretario general de la OEA.

Human Rights Watch se sumó a la condena. José Miguel Vivanco, director para las Américas, dijo que se trata de "crímenes abyectos" y "atrocidades".

El G-24 y los gobiernos de Francia, España y México también rechazaron el accionar de las Farc.

'Así no es': Gobierno .

Ayer, el presidente Juan Manuel Santos impartió instrucciones al ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, y a la cúpula militar para diseñar un "paquete de medidas legales y tecnológicas para combatir el terrorismo".

El Jefe de Estado calificó los atentados de la guerrilla como "una demostración de irracionalidad, pues nadie entiende cómo un grupo guerrillero que habla de paz y reivindicaciones sociales esté cometiendo esos actos de terrorismo". Y agregó: "Si buscan ablandar a nuestras Fuerzas Armadas, se ve que no las conocen".

El ministro del Interior, Germán Vargas Lleras, también se refirió al tema. "Los últimos tres hechos violentos reflejan el viejo estilo de las Farc que, cuando está de por medio la entrega de secuestrados o cuando creen que van a avanzar hacia un diálogo con el Gobierno, tratan de expresar que aún están fuertes. Se equivocan si piensan que esto va a conducir a un diálogo. Así no es". afirmó.

Pánico por dos carros bomba.

El estallido de un carro cargado con explosivos en la vía que comunica a Miranda (Cauca) con Florida (Valle) dejó cuatro mujeres heridas y afectó a cinco viviendas. El brigadier general Ricardo Jiménez, comandante de la Tercera Brigada del Ejército, confirmó que guerrilleros de las Farc activaron el vehículo, sobre el mediodía de ayer, antes de que tropas llegaran al lugar.

Al cierre de esta edición, hostigamientos de la guerrilla impedían la desactivación de una carga explosiva en un vehículo, en inmediaciones del río Salsipuedes, en Pradera (Valle). "Para llegar a la zona fue necesario desactivar otra carga que instalaron en el camino", explicó el brigadier general Jiménez.

La Policía perdió a un 'místico' investigador y a tres patrulleros.

Como un destacado investigador que logró desarticular redes del microtráfico en Popayán e incautar cargamentos de marihuana a la guerrilla recuerdan al intendente Guido Cifuentes sus compañeros de servicio en la Policía. De 40 años, llevaba 18 en la institución y, entre otras especialidades, había hecho parte de la Sijín en Popayán y de unidades de contraguerrilla en el Cauca. Nacido en Popayán, Cifuentes, padre de tres hijas, desde hace un año había sido designado comandante en Villa Rica. El atentado del jueves lo sorprendió prestando servicio en la estación. Un habitante del sector dice que no se entiende cómo una antigua sede educativa había sido habilitada como estación. Su amigo y colega, el patrullero Darío Rodríguez, lo recuerda como un hombre serio y "muy místico en la parte policial". Dice que tuvo un excelente desempeño en la Sijín. Otros lo destacan como investigador de grandes condiciones judiciales, que deja un legado de compromiso en la institución. En Popayán se destacó por los golpes a la delincuencia común, y como miembro de la Sijín trabajó para contrarrestar la criminalidad. "Cifuentes fue contundente en su trabajo judicial. Les dio duro al microtráfico, a las bandas dedicadas al hurto y la piratería terrestre.

Además, era muy honesto con sus cosas, metódico y disciplinado a la hora de coordinar las operaciones", afirma Rodríguez.

Personal del CTI de la Fiscalía destaca su dedicación y apoyo a las labores investigativas. Otro suboficial expresó que Cifuentes tenía tiempo para el trabajo comunitario en Villa Rica, donde ejecutó decomisó más de cinco cargamentos de marihuana a la guerrilla de las Farc. Además de este héroe de la patria, la seguidilla de atentados de las Farc cobró la vida de tres uniformados más. En la explosión que sacudió a Tumaco fallecieron en servicio los patrulleros Carlos Rodríguez, de 29 años, quien prestaba servicios de tránsito; Héctor Quitiadez Erida, vinculado a la Sijín, y Rubén Darío Escorcia, quien se había incorporado a la Policía en enero del 2010

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.