LA FOLHA SECA Y EL JOGO BONITO

LA FOLHA SECA Y EL JOGO BONITO

El idioma del fútbol le debe a Waldir Pereira, Didí, dos términos inmortalizados en el imaginario popular: la folha seca y el jogo bonito. La primera, por sus remates de tiro libre, secos y suaves, en los cuales la pelota caía mansa, como una hoja seca, detrás del arquero o por encima de la barrera. Los goleros quedaban paralizados. Se dice que en 1947 Didí tuvo una lesión en el empeine que lo obligó a patear de costado, lo que nosotros llamamos de chanfle. Allí descubrió que no le dolía disparar con cara interna. Y entre la casualidad y la genialidad definieron un estilo.

15 de mayo 2001 , 12:00 a.m.

El idioma del fútbol le debe a Waldir Pereira, Didí, dos términos inmortalizados en el imaginario popular: la folha seca y el jogo bonito. La primera, por sus remates de tiro libre, secos y suaves, en los cuales la pelota caía mansa, como una hoja seca, detrás del arquero o por encima de la barrera. Los goleros quedaban paralizados. Se dice que en 1947 Didí tuvo una lesión en el empeine que lo obligó a patear de costado, lo que nosotros llamamos de chanfle. Allí descubrió que no le dolía disparar con cara interna. Y entre la casualidad y la genialidad definieron un estilo.

La otra fue siendo entrenador. Llegó a River en 1970 luego de su sensacional campaña en Perú predicando el juego bonito. Que no era un eslogan, su religión era el toque, el mismo que había enarbolado en Brasil como estratega del fabuloso equipo campeón del mundo de 1958 y 1962, el mismo que llevó a Perú al Mundial de 1970 con un fútbol que nunca volvió a repetir en elegancia y resultados. Jogar bonito no era otra cosa que tocar, respetar la pelota, jugar en bloque y a ras del piso, pensando siempre en el arco rival.

Después de ser estrella de Fluminense por varias temporadas arribó al Botafogo, donde se armó la maquinaria que le daría a Brasil dos títulos mundiales: Garrincha, Didí, Paulo Valentim, Amarildo y Zagallo, los cinco internacionales; aunque Zagallo en 1958 aún pertenecía a Flamengo. De todos ellos, Didí era el cerebro, podemos verlo en los videos del 58 y del 62.

Su página negra fue el Real Madrid, donde apenas llegó a jugar unos meses en 1960. Se dijo que su fracaso obedecía a que no congeniaba con Di Stéfano, y como este era el dueño del Real Madrid, lo boicoteó. Alfredo lo desmiente rotundamente: Dicen que yo no le pasaba la pelota... Están locos! Si él era el armador y yo el definidor, Didí me tenía que dar el balón a mí, no al revés . Lo cierto es que Di Stéfano lo veía lento para el andamiaje del Real y poco comunicativo con sus compañeros. Para la Saeta rubia , sin compañerismo no hay equipo.

Al final de su carrera arribó a Sporting Cristal, donde alternó el césped con la banca. Como se esperaba, triunfó también conduciendo porque poseía tres virtudes muy apreciadas por el futbolista: inteligencia, serenidad y paternalismo. Además, participaba de las prácticas y sus dirigidos quedaban extasiados con su manejo y pegada. Esto prestigia mucho a un entrenador a los ojos del plantel. Si el que manda, sabe, el que obedece, cumple.

Didi murió el sábado pasado, a los 72 años de edad. Un cáncer lo venció. Tres o cuatro años atrás, la revista Placar hizo una encuesta para armar la Selección Brasileña de todos los tiempos. El resultado fue este: Gilmar en la valla; Djalma y Nilton Santos en los laterales; Carlos Alberto y Domingos Da Guía en la zaga; Zizinho, Gerson y Didí en la creación del mediojuego; Garrincha, Leónidas y Pelé como trío mortal del ataque.

Ser el diez de esta constelación de astros equivale a todo lo demás que se pueda señalar en esta columna, lo anula.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.