UN VOTO A CAMBIO DE UNA GRACIA

UN VOTO A CAMBIO DE UNA GRACIA

Los romeros hacen la peregrinación al Santuario después de hacer el voto o promesa que se presenta como garantías de los fieles, si se obtiene el feliz suceso con alguna gracia que

30 de agosto 1996 , 12:00 a. m.

se pide.

La romerías a al Virgen de Chiquinquir se iniciaron a finales del siglo XVI, cuando se desarrolló el culto bajo esta advocacin.

En la romería de diciembre, Chiquinquir recibe la visita de los promeseros, quienes llegan a rendirle culto a la Virgen, homenaje y gratitud.

El lienzo que encontró María Ramos se renov en la Navidad de 1586, fecha en la que aparece la romera en Chiuqnuir.En los siglos del coloniaje las romerías a la Ciudad Promesa rompieron las barreras sociales e hicieron que los indios peregrinos en ver de tomar la vía a Guatavita o Sogamoso a adorar a sus propios dioses, expresaran su fe cristiana en Chiquinquir.

En las romerías de diciembre, Chiquinquir recibe a los promeseros quienes llegan a rendirle a la Virgen su homenaje de fe y de gratitud.

Grupos típicos y promeseros se concentran en las calles y plazas, de ahí la expresión del pueblo y de su auténtico folclor, tiple, guitarras, torbellinos y guabinas, coplas y alegría de fiestas.

Lo primero que hacen los romeros o promeseros que llegan a Chiquinquir es cumplir con la promesa de rigor postrados a pie en de la sagrada imagen. Las familias forman grupos típicos en las calles y plazas y allí se dedican a reir, comer, cantar, bailar y beber. Compran en las toldas los recuerdos típicos y los dulces para llevar al hogar.

Es importante el significado que tiene la romería, es la meta de esperanza para la solución de sus problemas. Es la oportunidad de manifestar sus sentimientos y actitudes religiosas, con sus familias, amigos y vecinos.

En las romerías se efectan matrimonios, bautizos, confirmaciones y primeras comuniones; se inician los noviazgos campesinos, se arreglan los asuntos con los compadres y vecinos. Es la oportunidad para estrenar los nuevos vestidos y hacer las compras de adornos personales para las mujeres y para las casas; es la oportunidad de llevar las comidas especiales y compartirlas en unión familiar y con los amigos. Así mismo, es la oportunidad de tocar el tiple, la guitarra, el requinto, echar coplas y danzar alegremente.

El campesino boyacense, santanderiano y cundinamarquz ahorra con mucho tiempo de anticipación o, mejor, casi todo el año, para gastar a sus anchas en la romería.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.