VIVIR DE LA HISTORIA ES UN MARTIRIO

VIVIR DE LA HISTORIA ES UN MARTIRIO

Hola, habla Juan Carlos. después de la señal deja tu nombre y mensaje. Gracias . Fueron por lo menos 20 veces que EL TIEMPO escuchó esa grabación en el buzón del número celular de Juan Carlos Oblitas. La búsqueda, que

20 de abril 1997 , 12:00 a.m.

comenzó el lunes pasado, parecía infructuosa.

Pero el jueves a las 10 de la mañana terminó la persecución en la Videna (Villa Deportiva Nacional) el cuartel del estado mayor de la Selección Perú, en Lima. Oblitas apareció.

Mi celular está dañado y solo sirve la contestadora. Tengo que cambiar el número del teléfono porque no funciona, pero solo voy a hacerlo cuando pase el partido con Colombia... Si no, imagínate! Oblitas habla con voz serena y tranquila. Su tono es cálido. A veces, utiliza palabras que parecen gastadas por técnicos como César Luis Menotti, Francisco Maturana o Jorge Valdano.

Para el Perú, Oblitas es el técnico de la Selección de la esperanza, del renacimiento, del equipo que el miércoles 30 chocará con Colombia en Barranquilla por la eliminatoria a Francia-98.

Usted perteneció a la época grande del fútbol peruano Qué pasó? Por qué cayeron en picada? Yo diría que hace 20 años fue la única buena época del fútbol peruano: ni antes ni después Perú logró el reconocimiento que tuvo a nivel internacional. Casi se podría decir que fueron 12 años (de 1970 a 1982) en que Perú existió. El vacío del fútbol peruano existió antes y después de nuestra generación.

Yo tuve la suerte de participar en ese ciclo extraordinario en el que prevalecía el genio y la fantasía. Ahora las tácticas cuentan más y eso puede que haya afectado al fútbol peruano porque en genio y fantasía nosotros ganábamos.

Desapareció la fantasía peruana? Ojo: no es que el talento del jugador peruano haya desaparecido. Si en Perú no hay tantos jugadores líricos como los de hace 20 años, en el mundo entero pasa lo mismo. Los genios son cada vez menos, pero existen los Romarios, los Ronaldos, los Valderramas, que son jugadores tocados por un don que les ha dado Dios y que intervienen de cuando en cuando en un partido y lo desequilibran. Por eso valen tanto.

Usted como jugador tuvo ese don? Yo creo que soy un tipo al que Dios le dio un don para jugar al fútbol y en mayor o menor grado lo aproveché y ahora, como entrenador, lo estoy perfeccionando.

Perú se vino a pique porque se cambió la fantasía por la táctica? No. Simplemente no se trabajó después de esa generación extraordinaria a la que pertenecí. Aquí se pensó y todavía pensamos que ese fútbol de hace 20 años no se iba a acabar nunca. Como antes de nuestra llegada tampoco hubo trabajo, se pensó que aquí se hacían las cosas bien.

Pero es imposible no acordarse de Cubillas, Sotil, Cueto, La Rosa, cada vez que se nombra a Perú...

Hoy, Perú necesita olvidarse un poco de esa época. No podemos seguir viviendo de la historia en lugar de recordar con placer esos años. Es un martirio vivir de la historia. Hay que vivir el hoy, la realidad. Hoy Perú se llama Flavio Maestri, Roberto Palacios, Juan Reynoso...

Es el momento Oblitas reunirá a los 20 jugadores que convocó el próximo jueves, después del partido por la Libertadores entre el Sporting Cristal (que tiene 8 seleccionados) y el Vélez Sarsfield argentino, que será el miércoles en el Nacional de Lima.

Ese día volverá a la rutina establecida con los medios de comunicación. Los periodistas solo pueden trabajar al final del entrenamiento. Tienen libre acceso casi por una hora. Luego hacen la reportería con los jugadores que quieran.

En las imágenes que transmiten los canales de televisión peruanos se ve siempre a Oblitas en sudadera y con gafas negras. No se las pone por simple gusto. Desde sus tiempos de jugador, Oblitas tuvo problemas visuales. Incluso, jugó muchas temporadas con lentes de contacto. Sus gafas negras son recetadas.

A Colombia se le puede ganar o es un partido en que la ve negra? Esa es una pregunta bien jodida... Hace 3 meses Colombia era invencible, pero perdió sus últimos 6 puntos dos derrotas lógicas por los rivales que enfrentó y es de suponer que debe haber entrado en dudas. Creo que si hay un momento para sacarle puntos a Colombia es este.

Usted se retiró a los 35 años. En Colombia se habla de que en la Selección hay jugadores viejos porque están cerca de esa edad o la superan.

En Latinoamérica cometemos un gran error y es que a un jugador de 30 años ya le empezamos a decir viejo. Si tú ves, en Europa los grandes equipos tienen 2 ó 3 jugadores que superan los 30 años de edad, que son los que se echan el equipo al hombro.

El éxito de un equipo de fútbol hoy es tener jugadores maduros. A los 35 años un jugador no es viejo. Te voy a poner un ejemplo: buena parte del éxito de Colombia en estas eliminatorias es que tiene jugadores de una madurez extraordinaria y eso, para el sistema del torneo, que no permite trabajar, ha beneficiado a ese gran técnico que se llama Bolillo Gómez, porque los jugadores ya se conocen.

Y a estas alturas de la eliminatoria, cómo ve a Perú? Nosotros queremos seguir con el sueño de la clasificación, pero hay un hecho innegable: creo que Perú es el equipo más joven de la eliminatoria y el 80 por ciento de nuestra nómina puede jugar dos eliminatorias más. Nuestra meta es continuar con un trabajo coherente en el tiempo para que Perú recupere, por lo menos, el nombre que tuvo en Suramérica.

Ese sueño de clasificar puede hacerse realidad? A mi manera de ver Paraguay es un clasificado seguro, al igual que Colombia, a pesar de sus dos derrotas. Argentina va a clasificar a pesar de su extraordinaria irregularidad. Así las cosas, quedaría un puesto para 5 equipos (Bolivia, Ecuador, Chile, Uruguay y Perú).

El partido contra Colombia es fundamental...

Si uno quiere clasificar necesita triunfos históricos de visitante. Los equipos de fútbol que ganan cosas necesitan triunfos históricos y ganarle a Colombia sería una de esas victorias. Más que histórico, ganarle a Colombia sería una victoria extraordinaria.

Usted cómo ve a su equipo sin la lupa de los resultados? El Perú de hoy es un buen equipo de fútbol en camino a ser un gran equipo de fútbol. Juega bien en un momento, como el actual, en el que imperan los pragmáticos que revientan la bola lejos de su arco.

Qué no le gusta mirar de Perú? La falta de madurez para definir los encuentros. En Lima contra Colombia, Argentina y Ecuador empatamos y todos eran partidos ganables, especialmente contra Argentina y Ecuador. Esos dos juegos eran para vencer tranquilamente, pero por errores propios de manejo se fueron los puntos.

Qué es lo que más le gusta de Colombia? La identidad. Salen al campo con una idea fija y clara sin cambiar sus conceptos por los resultados. Además me parece que tienen una gran capacidad de talento individual al servicio del equipo. Colombia combina dos cosas fundamentales en el fútbol moderno: la fantasía de sus jugadores con el orden del equipo.

No fue penalti De 46 años, Juan Carlos Oblitas es un tipo discreto y marcado por el éxito. Vive en el distrito residencial de San Borja, un lugar reservado para gente con gruesas cuentas bancarias en Lima, pero no sale en las páginas sociales de los diarios. Para él su vida privada es eso, privada.

Y aunque se la pasa metido en una sudadera (esa es su imagen actual más conocida), cuando va a dirigir un partido o a cumplir una entrevista pactada con anterioridad, usa un elegante terno azul o gris.

Lleva 25 años de casado con Vicky Villamarín y en dos meses será abuelo. Su hija mayor, Gisella, tendrá una bebita. No sé qué regalarle a la nena de nacimiento, obviamente no será una pelota de fútbol , dice Oblitas.

De paso, Gisella les dará el título de tíos a Juan Fernando (que alcanzó a formar parte de la selección Prejuvenil del Suramericano en Pereira-93) y a Vanessa.

Su vida de hogar es calmada. Al fin y al cabo, Oblitas es un tipo pacífico.

El penalti que pitó el árbitro colombiano J.J.J. Toro a favor de Ecuador, y que permitió el empate, existió? No fue penal. Una jugada como esa nunca es penal porque para que exista la determinación se debe medir la intención de la falta. Pero la culpa del empate no fue de Toro: la culpa fue nuestra, pues no supimos manejar y sostener el resultado.

Hernán Darío Gómez, Francisco Maturana y la misma crítica peruana, hablan de una evolución actual de Perú...

Yo te respondo por el trabajo de los jugadores y no por el del técnico. Eso lo dejo a la crítica, que entre otras cosas es resultadista y que dice cuando ganamos que nuestro trabajo es extraordinario y cuando perdemos, que es un trabajo de mierda.

Cuando empezamos la eliminatoria, la crítica decía que Perú estaba condenado a la nada, que íbamos camino hacia la vergenza total. Y antes de nuestro partido contra Ecuador, en la fecha pasada, decían que éramos los mejores. Empatamos como locales y ya dijeron, de nuevo, que no teníamos nada. Tengo la certeza que si logramos por lo menos un empate en Barranquilla para esta crítica resultadista volvemos a ser los mejores del mundo...

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.