EXPRESIONES

EXPRESIONES

Leyendas de la sabana Yerbabuena era una casa distante de Bogotá ubicada en Chía, entre el Puente del Común y Sopó. La hacienda fue dividida y en uno de los predios se construyó el Castillo Marroquín.

19 de abril 1997 , 12:00 a.m.

La casa, que quedó en el otro predio de Yerbabuena, tenía un oratorio. Allí, en una tarde de 1828, estaban reunidos José María Marroquín, su esposa Trinidad Ricaurte, y su único hijo José Manuel Marroquín.

Antes de comenzar el rosario, Trinidad Ricaurte pidió aplazar por unos minutos la oración y se retiró del recinto. Dijo que tenía frío y que iba a su cuarto por un chal.

Pero Trinidad nunca volvió. José María la buscó por todos los rincones de la casa, pero ella jamás apareció. No había podido salir de la casa porque todas las puertas de la hacienda estaban cerradas.

Tiempo después, el chal de Trinidad fue encontrado a orillas del río Bogotá. De ella jamás se supo nada, pero alrededor de su desaparición se tejieron muchas historias.

Una de ellas dice que Trinidad huyó con un hombre que amaba. Otra, que al perder sus facultades mentales se arrojó al río.

Lo que se supo con certeza fue la desaparición de la esposa de Marroquín. Algunos dicen que en las noches oscuras se escuchan los gemidos de una mujer que recorre la ribera del río Bogotá.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.