Secciones
Síguenos en:
MARÍN PROPONE CONSULTA SOBRE EL NARCOTRÁFICO

MARÍN PROPONE CONSULTA SOBRE EL NARCOTRÁFICO

Ni tan mayor y aparece la figura de Virgilio Barco; ni tan joven y la cámara enfoca a César Gaviria, ni tan experto y entonces muestra a Fernando Carrillo; ni tan radical y se ve a Enrique Parejo; ni tan blando y aparece Andrés Pastrana; ni tan ambiguo y aparece Antonio Navarro. Con esta novedosa campaña publicitaria, el candidato conservador Rodrigo Marín se lanzó a las aguas de las aspiraciones presidenciales. Lo hizo en un acto multitudinario en el Hotel Tequendama, en el que, sin duda alguna, el video se llevó los mejores aplausos, tal vez por su agresividad.

Luego de describir con un adjetivo a cada uno de esos personajes, el video muestra la trayectoria de Marín, uno de los más veteranos parlamentarios y tal vez de los más fieles seguidores de las tesis de Alvaro Gómez.

Esta es la primera gran inquietud que surge cuando se habla de su candidatura. Es Marín un continuador de las propuestas del alvarismo? O acaso le está preparando el terreno para cuando llegue el embajador en París? El candidato conservador es tajante en negar cualquiera de esas dos opciones. Su decisión es radical: irá hasta el final en la contienda presidencial, es decir, no se someterá a ningún juego previo antes de la primera vuelta presidencial.

Su estado mayor ya lo tiene conformado y también para él es un orgullo que en ese equipo estén liberales y conservadores, haciendo gala del nombre del movimiento de unidad nacional, tal como lo bautizó.

Son ellos el ex ministro Juan Camilo Restrepo; el ex presidente de Sociedad de Agricultores de Colombia, Jaime Córdoba, quien es el coordinador general de la campaña; Alberto Sleschinger, conservador independiente; Juan Manuel Ospina, un veterano belisarista; Jorge Humberto Botero, liberal barquista quien fue presidente del Banco Cafetero y José Félix Lafourie, ex ministro.

Pero de la misma manera como considera que tiene a su alrededor a un importante equipo de asesores, también se enorgullece de haber aglutinado, hasta el momento, todo el alvarismo con votos , que existe en el país. En este sentido es también significativo el respaldo que recibió del editorialista de El Nuevo Siglo en una de sus últimas ediciones, en la que hace un gran elogio de quien fuera su director.

Para algunos se trata de la definición anticipada de la casa alvarista en materia de candidaturas presidenciales; otros recibieron con más cautela esta notificación periodística y están a la espera del regreso de Alvaro Gómez, quien en materia política es todo un maestro para dar sorpresas.

De todas maneras, es evidente que Marín, a pesar de su bajo ascendiente electoral en el departamento de Caldas, su tierra natal, ha logrado aglutinar en torno suyo a importantes dirigentes conservadores en el país. Basta mencionar algunos nombres.

Por ejemplo, María Cristina Rivera en el Valle, Gentil Palacio Urquiza en Tolima, Jorge Tarazona El Mocho , Luis Francisco Vargas y Napoleón Peralta en Boyacá; Isabel Celis en Norte de Santander; Feisal Mustafá y Jesús Angel Carrizosa en Santander; Luis Gutiérrez Gómez, Jorge Lequerica y Guillermo Ramírez, en Bolívar; Carlos Murgas en Atlántico; Edith Castro de Rodríguez en Cesar, donde también lo acompañan Cristina Moreno y Jorge Dangond; en Nariño Juvenal de los Ríos y en Putumayo Julio Mora; en Vaupés Harold León Bentley y en Huila Jesús Antonio García; en Bogotá Juan Gabriel Uribe; en Caldas Luis Emilio Sierra; en Risaralda Germán Martínez.

Dice que faltan nombres, que están en proceso de confirmación. Sin dejar de ser No puedo dejar de ser lo que siempre he sido, solo que ahora defiendo esos principios con otro movimiento , responde al ser increpado sobre su trayectoria ideológica al lado de Alvaro Gómez.

Mis decisiones políticas no las he consultado con nadie. No pretendo reemplazarlo (a Gómez), he sido su amigo pero no soy su competidor , agrega Marín.

Y advierte tajantemente que no contempla la hipótesis de competir en la carrera por la Presidencia con Alvaro Gómez.

Entre sus propuestas destaca con mucho énfasis el proyecto de ley que creará el Estatuto Integral para el Campo. En los últimos viajes, muchos de ellos a zonas rurales del país, ha expuesto en detalle las bases de esta iniciativa y, según dice, ha encontrado una gran resonancia entre los sectores productivos del campo colombiano.

A propósito de uno de los temas que más interesa hoy en día al país, el narcoterrorismo, Marín asegura que se deben distinguir dos cosas. Una el terrorismo como tal que hay que combatir sin contemplación de ninguna naturaleza. Y por otro lado, el narcotráfico como fenómeno social y económico, que se debe analizar en un marco racional para que el país sepa a qué atenerse.

En este sentido, Marín propone la realización de una consulta popular, que se produzca luego de un gran debate, y en la que se le consulte a la población si se debe seguir librando una lucha solitaria, o por el contrario, se debe cambiar radicalmente de metodología para erradicar el problema.

En este debate, que conduzca a la consulta popular, se deben tener en cuenta elementos como el tratamiento internacional que se le da a los productos agrícolas colombianos.

Su propuesta apunta a determinar de manera objetiva si la política de represión y de castigo a la oferta no ha hecho más que multiplicar las ganancias.

Y en torno al problema de la guerrilla, Marín dijo que es preciso esperar a que el gobierno muestre unos resultados concretos después de este período de conmoción interior.

Dijo que la guerrilla tiene una base financiera fuerte, un silencioso apoyo de la población y unos dirigentes intransigentes. En esta perspectiva las medidas de fuerza deben buscar fundamentalmente aminorar su capacidad bélica, pero de ninguna manera encaminar al país hacia una guerra total. Combatir la pobreza Y sus propuestas también apuntan a la reducción de la pobreza en el país. Es preciso, dijo, reducir sustancialmente la inflación y aumentar el gasto social para los próximos años.

Dijo que entre 1995 y el año 2000 habrá excedentes petroleros por cerca de siete billones de pesos, recursos fiscales adicionales provenientes de Cusiana que deben aplicarse definitivamente al sector social, como la salud, la educación y el agua potable.

Y para neutralizar el impacto monetario que tendría una avalancha de dólares, es preciso hacer un pago anticipado de la deuda que puede ser del orden de la tercera parte de lo que actualmente debe Colombia a los organismos multilaterales de crédito.

Marín, por último, se muestra muy confiado del éxito de su campaña. Dice que en Colombia no puede ocurrir lo que en otros países, en los que a punta de imagen televisiva llegaron verdaderos paquetes a la Presidencia. Cita los casos de Collor de Mello en Brasil, que fue destituido por corrupción, y de Alan García, en Perú, que a pesar de su locuacidad y de su imagen, hizo que su país perdiera las alternativas de convertirse en nación viable. Por eso, está confiado en que en Colombia la próxima elección presidencial no sea el resultado del manejo de la imagen, sino de la capacidad de asimilar propuestas de calado nacional.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.