Secciones
Síguenos en:
UN BOYACENSE CON CORAZÓN BARRANQUILLERO

UN BOYACENSE CON CORAZÓN BARRANQUILLERO

Cómo pasa el tiempo sin darnos cuenta , dice el padre Carlos Julio Becerra, con voz pausada, mientras hojea las Sagradas Escrituras, en su cuarto de estudio en la Iglesia de la Inmaculada Concepción.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
21 de septiembre 1996 , 12:00 a. m.

Ha pasado medio siglo desde cuando Monseñor Julio Caicedo me confirió el sacerdocio. Muchos aguaceros han caído desde entonces y la vida ha tenido constantes cambios , agrega.

Carlos Julio Becerra Monroy, quien cumplirá 76 años de edad en el último día de este mes, celebrará hoy sábado 21 sus Bodas de Oro de consagración a la prédica Divina. Ese suceso no pasará desapercibido, puesto que el Papa Juan Pablo II lo ha invitado para conmemorar el aniversario en el Vaticano.

El viaje a Europa tiene su explicación: el Romano Pontífice también cumple 50 años de servicio sacerdotal y ha invitado a todos los párrocos del mundo, que este año llegan a sus Bodas de Oro, a festejar con él ese acontecimiento.

Juan Pablo II cumplirá sus 50 años el 10 de noviembre, pero desde el 7 de ese mes, realizará unos actos especiales. A comienzos de noviembre, el padre Becerra se desplazará al Vaticano en compañía del Arzobispo de Barranquilla Félix María Torres, quien cumplió sus Bodas de Oro en julio.

Decididamente, las Bodas de Oro y el desplazamiento al Vaticano del padre Carlos Julio Becerra y del Arzobispo Félix María Torres, tienen un gran valor para la iglesia colombiana.

Cómo ha sido la vida en estos 50 años, Padre? Ha sido de cumplimiento de mi misión sacerdotal. Desde que me ordené, en 1946, he estado a disposición de la voluntad de Dios, manifestada a través de sus Obispos. Mi lema ha sido obedecer a mis Obispos, donde quiera crean que es conveniente mis servicios .

Cuándo llegó a Barranquilla? Soy boyacense. Llegué a Barranquilla en 1941, cuando tenía 21 años. En ese entonces estaba estudiando filosofía y teología en Soracá, un pueblo cercano a Tunja. En Barranquilla terminé los estudios en el Seminario San Luis Beltrán, que estaba ubicado cerca de la Iglesia San Nicolás. El 13 de febrero del 44 recibí las sagradas órdenes .

En su opinión, qué ha sido lo peor en este medio siglo? Indudablemente, la violencia. La violencia se ha generado a causa del dinero mal habido, especialmente del narcotráfico. Ese es el gran flagelo que ha invadido a Colombia .

Qué piensa de las sectas religiosas? Hay que tener compasión por esa gente, pues muchos se han equivocado de buena fe y otros de mala fe. La voluntad de Jesucristo es atraerlos para que haya un solo rebaño bajo un solo pastor .

Qué es el demonio? Es un espíritu del mal, es un ángel creado por Dios, como todos los ángeles, seres espirituales, pero que se rebeló contra el Señor y creó el caos en el mundo .

Qué opinión le merece los sacerdotes que toman las armas? Es un error grandísimo, pues las armas son sinónimo de violencia. Jesucristo no nos dejó más armas que la oración y el amor. El hombre tiene una tendencia a la violencia, al odio .

Y qué opina de los sacerdotes que se lanzan a la política? Exactamente lo mismo: es un grandísimo error, pues se desvían de la Sagrada Palabra del Señor. El objetivo del sacerdote es predicar la Palabra de Dios, no la palabra del hombre terrenal .

Su semblanza En Chiquinquirá (Boyacá), en el hogar conformado por Francisco Becerra Jiménez y Ercilia Monroy de Becerra, nació el 30 de septiembre de 1920 Carlos Julio Becerra Monroy.

No había cumplido aún los dos años cuando quedó huérfano de madre. Su tía Rita se hizo cargo de la crianza de él y su de hermano mayor, Efraín.

Años después su padre se volvió a casar y tuvo cuatro hijos: Jorge, Rita, Germán y Anita. Jorge, el hijo mayor de esa nueva unión, es en la actualidad párroco de la Iglesia de la Inmaculada Concepción.

Carlos Julio adelantó sus estudios de bachillerato en el Colegio Maldonado Calvo de Tunja, en tanto que la Filosofía y Teología las desarrolló en los seminarios de Tunja y Barranquilla, cuando llegó a esta diócesis, en 1942.

El 21 de septiembre de 1946 recibió su ordenación sacerdotal, en la entonces iglesia pro Catedral de San Nicolás, de manos de Monseñor Julio Caicedo.

Su primer nombramiento fue el de segundo capellán del Colegio Biffi y al mismo tiempo segundo capellán del Asilo de San Antonio, y profesor de religión en el Colegio de Barranquilla.

En 1971, luego de haberse desempeñado como sacerdote en diversos establecimientos católicos del departamento del Atlántico, fue nombrado párroco de la Iglesia de la Inmaculada de la Concepción, donde ha permanecido durante 25 años ininterrumpidos.

Con abnegado sacrificio cumplió como capellán castrense siete años en la Escuela de Policía y 13 años en la Segunda Brigada. Carlos Becerra considera lo más importante de su vida sacerdotal el haber cumplido con fidelidad su promesa de obediencia a sus superiores.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.