Secciones
Síguenos en:
BEMOLES

BEMOLES

Concierto de los hermanos Posada La visita a Cali del pianista Sergio Posada permitió escucharlo en dos oportunidades: el 10 de septiembre en el Auditorio de la Fes y dos días después en el Teatro Municipal.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
23 de septiembre 1996 , 12:00 a. m.

En la primera oportunidad actuó con la orquesta de Cámara del Valle, en un programa que comenzó con el triple concierto en La Menor de Johan S. Bach para flauta, violín y clavicémbalo Bwv 104, en la que estuvo acompañado por Francois Dolmetsch en la flauta dulce y Carlos Rocha, en el violín. En el movimiento lento en el cual actúan solamente los solistas, el resultado musical no fue el mejor; faltó colorido en la interpretación, como si se tratara de una primera lectura de la partitura, en contraste con los otros dos movimientos.

Enseguida escuchamos el concierto en Re Menor número 23 para clavicémbalo y orquesta de Carl Philip Emanuel, el más famoso de los hijos de Bach. La actuación del solista Posada permitió observar un artista de gran finura y con musicalidad, que brindó una impecable versión de esta obra. Lástima que el tamaño del escenario no hubiera permitido una mejor ubicación del solista quien tuvo que actuar de espalda al público.

Franck Preuss nuevamente logró una presentación destacada en la interpretación del concierto en Sol Mayor para violín y cuerdas H. VIIa. 4, muy bien acompañado por la orquesta.

En el concierto siguiente, que estuvo bajo la acertada dirección de Alejandro Posada, hermano de Sergio, escuchamos el concierto para piano número 20, K466, de Mozart, estrenado en febrero de 1785, que marcó el inicio de una diferencia en el estilo del compositor, quien se atrevió en ese momento a buscar nuevas formas, más elaboradas. Director, solista y orquesta se integraron para que el público disfrutara de una pieza plenamente balanceada y rica en contrastes. La bella romanza del segundo movimiento le hizo recordar a un colega que asistió al concierto las presentaciones de fin de año en la época de nuestros estudios en Conservatorio de la Universidad del Cauca, que era dirigido en ese entonces por el profesor Schneider y contaba con pedagogos europeos de primera línea.

Para terminar, la sinfonía número 4 de Shubert, conocida como Trágica , que en muchos de sus pasajes no tiene nada que ver con ese apelativo, fue un final adecuado para corroborar el buen momento de la orquesta.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.