Secciones
Síguenos en:
EN 25 MIL HECTÁREAS SE PROTEGE NACIMIENTO DEL RÍO OTÚN

EN 25 MIL HECTÁREAS SE PROTEGE NACIMIENTO DEL RÍO OTÚN

Ahora más que nunca, cuando escasean nuestros recursos y cuando hemos tomado conciencia de la importancia que tiene preservar el nivel de las aguas que abastecen los acueductos para el consumo humano, las Empresas Públicas de Pereira, abanderan uno de los programas más completos que se puedan tener en el país para garantizar la vida de su río tutelar, El Otún.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
21 de septiembre 1996 , 12:00 a. m.

Este afluente que tiene su origen en la laguna del mismo nombre y que se constituye en marco fastuoso del parque nacional de los Nevados del Ruíz, Tolima y Santa Isabel, se encuentra incubado en un área de 25 mil hectáreas que celosamente cuida las Empresas Públicas de Pereira.

La tarea de preservación se inició hace 40 años, gracias a las bondades de la Ley 4a. de 1951, que declaró la zona como de utilidad Pública. Ese instrumento legal le permitió al organismo descentralizado comprar un importante número de tierras de las áreas altas de las cuenca hidrográfica, en vista de la muy agresiva tarea de erosión que se estaba produciendo por la presencia del hombre.

Con la creación de la Estación del Cedral, en la vereda del mismo nombre, hace más de cuatro decadas, se inició entonces por parte de la entidad una labor de monitoreo permanente que hoy entrega jugosos frutos.

Este el colchón donde se genera practicamente la economía del agua, y donde a través del suelo por el transporte interno y externo, se mantiene regulado el caudal del Otún expresa Vladimiro Marín, asesor técnico del lugar y quien lleva más de 15 años trabajando en la protección de cuencas.

Advierte que los daños que se hagan a la cuenca hidrográfica son practicamente irreversibles. Nunca jamás podrá volverse a lo que inicialmente en su estado virgen pudo ser.

Hemos buscado que las condiciones de vida del área sean más o menos las mismas que dieron origen al caudal. Con suelos húmedos y con especies propias de la zona. Para ese tipo de trabajo empezamos una investigación donde encontramos especies nativas que a parte de ser muy exigentes en suelos y nutrientes, no se adaptaban al suelo por efectos de la radiación y la luminosidad .

Añade Marín que el bosque es el ecosistema más complejo que pueda existir en la naturaleza. En él suceden todas las interrelaciones de todos los recursos.

No podemos pensar en un recurso natural independiente de otro. Todos conforman una cadena perfecta, y si afectamos uno, afectamos a todos los demás recursos, incluyendo la vida del hombre En el caso de la Laguna del Otún, indica que por encontrarse en una zona de reserva o área del Nevado, es imposible reforestarla, porque se trata de un ecosistema, que como el de los nevados es de los más frágiles de la naturaleza.

Allí la vegetación crece un centímetro por año. Es una vegetación propia de páramo que no se puede afectar.

Planeta prestado En su reflexión sobre la importancia de cuidar las cuencas hidrográficas, Vladimir Marín, insiste en el manejo especial de las partes altas. Este planeta no es nuestro, es prestado para nuestro hijos y las generaciones futuras que esperan encontrar un mundo mejor. Lo que hace las Empresas Públicas de Pereira con el manejo de los suelos, es sembrar vida.

En la estación del Cedral funciona también un estanque píscicola para la producción de trucha. Aquí se lleva a cabo la producción natural de la especie a través de un proceso de escogencia que permite multiplicar en poco tiempo las cantidades fecundadas.

El proceso de incubación dura de 12 a 15 dias. Poteriormente y luego de proudcirse la oclusión se procede a alimentar la larva que rápidamente se convierte en pez, para proceder a sembrarla en las cuencas y microcuencas del sector, dentro del proceso de equilibrio que requiere el ecosistema para sobrevivir.

Especies exóticas enriquecen la zona Además de los pinos y diferentes especies de árboles que enriquecen el parque, la presencia de animales exóticos y en vía de extinción, se constituyen en otro de los grandes atactivos para quienes la recorren, previo permiso de la Corporación Autónoma Regional de Risaralda -Carder.

Han sido observados, el Oso de Anteojos, pumas, tigrillos, venados, cusumbos, guaguas, gavilanes, dantas y primates de distintas clases, Muchos de ellos han sido presas de los cazadores, que se han visto en la obligación de devolverlos a su hábitat, previo decomiso de las autoridades que vigilan el lugar.

La zona de reserva inicia su recorrido a 2.1OO metros de altura sobre el nivel del mar. Su temperatura promedio es de 14 grados centígrados y el nivel de humedad llega al 89 por ciento .

De las 25 mil hectáreas que comprenden la zona de protección, 2.700 se encuentran reforestadas en bosques homogéneos y 8.400 en bosques enriquecidos o heterogéneos.

Según el anuncio del director de Recursos Naturales de las Empresas Públicas de Pereira, Fernando Gómez, la entidad proyecta en lo que resta del año adquirir otras 1.848 hectáreas de tierra para el manejo de reforestación.

Actualmete posee 5 mil 553 de las 25 mil. Cuatro Mil 931 pertenecen al Incora, 150 a la Corporación Autónoma Regional de Risaralda -Carder, 430 al Ministerio del Medio Ambiente, las otras están manos de particulares y en baldíos nacionales.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.