Secciones
Síguenos en:
QUÉ TAL SI CUIDAMOS LA TIERRA

QUÉ TAL SI CUIDAMOS LA TIERRA

El deterioro del medio ambiente ha sido identificado en Colombia y en el resto del mundo como uno de los problemas más serios que afronta la humanidad al finalizar el siglo XX. La destrucción sistemática de la base natural, de la cual depende toda actividad productiva, se ha convertido en obstáculo para el desarrollo en muchas regiones del planeta, y su impacto sigue creciendo . Estas palabras del ministro de Educación, Carlos Holmes Trujillo, orientan la presentación de la cartilla Ecológica que la empresa Hoechst Colombiana S.A. elaboró para distribuir en más de cinco mil instituciones educativas del país y que promoverá bajo el lema Qué bonito sería... .

La cartilla presenta un resumen didáctico de las nociones elementales sobre el tema de la ecología y la importancia de los recursos naturales colombianos. Además, ofrece una serie de recomendaciones prácticas sobre cómo aminorar el impacto de las actividades del hombre sobre el entorno.

Según Steffen Beuthner, presidente de la Hoescht Colombiana, la campaña busca que los colombianos, desde todos los ámbitos (político, social y económico) asuman la responsabilidad de proteger el medio ambiente y de salvar el planeta .

Con anterioridad, la compañía había elaborado afiches con estos propósitos, para concientizar a la población sobre los daños que podría estar causando al medio ambiente, con sus conductas cotidianas. Ahora estos propósitos se reproducen en la cartilla, de la siguiente manera: Si no contamináramos el agua: cada año en el mundo se contaminan indiscriminadamente las aguas dulces y saladas ocasionando la disminución de la productividad de los mares en un 40 por ciento, y solo el 3 por ciento del agua dulce que existe en el planeta puede ser usada por el hombre. Es decir, que cerca de mil doscientos millones de personas no cuentan con agua potable.

Si plantáramos árboles: en el planeta se está deforestando sin ningún criterio. Cada dos minutos se destruye una hectárea productiva de tierra que trae como consecuencia la extinción de especies vegetales y animales. Se calculan entre 15 mil y 50 mil especies por año.

Si afináramos los carros: uno de los gases más contaminantes del aire que respiramos es el CO2 (monóxido de carbono) producido por los escapes de autos, aviones, quemas de basuras y otros elementos de desecho. Tal saturación produce consecuencias sobre la salud y en muchas ocasiones hasta la muerte.

Si no hiciéramos ruido: el hombre ha considerado el ruido como un fenómeno molesto pero, poco a poco, está descubriendo que es un factor que enferma. Está comprobado que su exceso produce aumento en la presión de la sangre, pérdida del oído y aumenta la agresividad e irritabilidad de las personas.

Si no tiráramos basura: el planeta se ha transformado en una inmensa caneca de basura, debido a que las industrias utilizan productos desechables, de poca duración y que no son biodegradables. Esto ha incrementado de manera preocupante la población de plagas, moscas y roedores, con la consecuente proliferación de enfermedades.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.