Secciones
Síguenos en:
LA PAZ PUEDE AHOGARSE EN EL GOLFO PÉRSICO

LA PAZ PUEDE AHOGARSE EN EL GOLFO PÉRSICO

Gorbachov inició su política con intuición del futuro, eliminando las tensiones entre las dos superpotencias. Pareció cesar la competencia nuclear. El comunismo entró a pensar en el bienestrar olvidado del hombre y en la reducción de los gastos de guerra. El capítulo más cuantioso de su presupuesto estaba consagrado a producir armas y competir en el dominio del cosmos. Todos los días aumentaba el arsenal de la muerte y la destrucción. El presupuesto se invertía tan solo en los cohetes mortíferos, en los viajes interplanetarios y en el perfeccionamiento de los destructores atómicos. La nueva política hizo posible el súbito intercambio de Oriente con Occidente, en la afortunada coexistencia pacífica de los pueblos, que Yalta había alineado y cercado, destruyendo toda posibilidad de intercambio, en un mundo inspirado por la comprensión que pensó en destruir las trágicas alamedas de misiles.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
06 de septiembre 1990 , 12:00 a. m.

Se creyó que la paz había florecido milagrosamente y se abría la era de la perestroika. Se sintió que soplaba un viento nuevo, desde los rascacielos neuyorquinos hasta las vastas estepas extendidas más allá de Moscovia. Pero los diagnósticos y expectativas de la paz, suscitados por la conciliación política de las dos superpotencias, habían de aplazar todo intento de guerra y toda aventura mortífera. Pero no se pensó que existe una vasta región, propicia a la belicosidad, unida en primer término por el secular fanatismo de su religión, que no se ha amortiguado en el transcurso de los siglos. En la historia del siglo XX se halla viva y actuante la figura de Mahoma, en quien creen quinientos millones de hombres. Sus intérpretes no han modificado una sola sílaba del Corán.

Las otras religiones amortiguaron su fanatismo, en tanto que la mahometana piensa y obra como si no hubieran existido diez siglos de contradicción intelectual positiva, eclecticismo, debilitamiento de las pasiones y avance de la ciencia avasalladora.

Hace medio siglo esa rica región del mundo ha estado sobresaltada por la guerra y los partidiarios del profeta la adelantan con la convicción de que la muerte los espera con una coqueta cohorte de sugestivas huríes, donadas en premio inmortal a los combatientes.

Lo que origina la más alarmante reflexión es el hecho de que los Estados industrializados se han convertido en mercaderes de armas. Pertenecen a la ONU. Pronuncian discursos encendidos y pacíficos. Los pueblos consideran sincero ese vocabulario. Pero no reaccionan ni critican, en el seno de la Sociedad de las Naciones, cuando se informan de que los mismos estados comprometidos por la fidelidad a la paz y a la firma de los tratados, venden armamentos de todo tipo a los gobiernos beligerantes. Recientemente se han publicado, sin rectificación alguna, noticias sobre la entrega a Irak de toda especie de armas por parte de Rusia y de Francia. Con ellas amenazan la paz del Golfo Pérsico. Poseen un arsenal completo de misiles, gases venenosos y aviones del más moderno tipo. Eso explica la altanería de sus discursos, que pueden suscitar, en un momento crítico, un desastre de carácter universal.

Toda guerra se convierte en Cruzada. Todo jefe político pasa a ser profeta como Komeini. El gobernante de Irak se hace llamar Nabucodonosor.

La guerra tiene las más variadas especies y los más complejos orígenes. El nacionalismo encendido o vacilante con sus odios tradicionales. La posesión del petróleo que juega un papel determinante en la economía mundial.

A diferencia de Moisés, Mahoma no ha hecho brotar agua, sino petróleo. Este determina en el Golfo Pérsico una de las amenazas inflamables a la paz mundial. Ojalá que como alternativa, la historia le de a Nabucodonosor la reconstrucción de Babilonia.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.