BAJO LA MIRADA DE LA VIRGEN CRECE CHIQUINQUIRÁ

BAJO LA MIRADA DE LA VIRGEN CRECE CHIQUINQUIRÁ

Prior de los dominicos de Chiquinquirá. La Ciudad Promesa tiene el honor y el privilegio de albergar la imagen renovada de nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá y su espléndida Basílica que son el centro y corazón de la ciudad. Con razón se le llama Ciudad Mariana y Capital Religiosa de Colombia

30 de agosto 1996 , 12:00 a. m.

La milagrosa renovación del lienzo de la Virgen Como indigno de estar en el altar fue enviado a Chiquinquirá el sucio y deteriorado lienzo en que había estado pintada la Virgen del Rosario. Ya en Chiquinquirá, María Ramos rescata el lienzo, lo coloca en una capilla pajiza y ora ante él con estas palabras: Hasta cuándo Rosa del cielo vais a estar tan escondida?, cuándo será el día en que os manifestéis y dejéis ver al descubierto para que mis ojos se regalen en vuestra singular hermosura que llena de gozo y alegría mi alma? .

Su oración fue escuchada y el día 26 de diciembre de 1586 se realizó la milagrosa renovación en la imagen de la virgen. La misma María Ramos y otros testigos declararon ante las autoridades eclesiásticas la veracidad de este acontecimiento.

La noticia de la milagrosa renovación se difundió rápidamente en todas direcciones e inmediatamente la gente comienzo a peregrinar hacia Chiquinquirá para admirar el milagroso acontecimiento e implorar el auxilio y protección maternal de la Virgen María.

Los favores celestiales comenzaron generosamente; así surge la devoción a nuestra Señora del Rosario y su majestuoso Santuario.

La Virgen de Chiquinquirá en la historia patria La virgen de Chiquinquirá y su santuario son patrimonio cultural y espiritual del pueblo colombiano. Ella ha estado presente en nuestra tierra desde los albores de la conquista y la nacionalidad colombiana como emblema de fe, de paz y progreso. La Basílica de Nuestra Señora es precioso relicario que guarda las oraciones, súplicas y anhelos de incontables generaciones de creyentes que durante más de cuatro siglos han venido a este altar y corazón de la patria, basta recordar a tres ilustres peregrinos: José Acevedo y Gómez, que vino a solicitarle ayuda en el proceso al de la Independencia y la Virgen le regaló joyas para la gesta emancipadora.

Simón Bolívar, el Libertador, vino como peregrino por primera vez después de la derrota del Magdalena, e hincado a los pies de la Virgen de Chiquinquirá, suplicó de ella el auxilio para continuar su campaña libertadora; regresó nuevamente a dar gracias a la Virgen del Rosario por su ayuda a la causa de la Independencia.

El tercer ilustre peregrino al santuario de la Reina de Colombia fue su santidad el Papa Juan Pablo II, quien llega a Chiquinquirá como peregrino de la Paz en el año de 1986, con motivo de los 400 años del milagro de la renovación de la imagen de nuestra señora del Rosario.

Reina Nacional y Patrona de Colombia Desde la milagrosa renovación, paulatinamente Nuestra Señora del Rosario se ha convertido en el símbolo aglutinante de la patria, tanto en lo religioso y espiritual como en lo social y político. Ha sido durante más de cuatro siglos, faro luminoso para millones de hombres y mujeres de nuestra tierra colombiana, e incluso de otras naciones que han vuelto sus ojos y han peregrinado hacia su santuario para implorar sus bendiciones.

Son incontables los viajes de la imagen de la Virgen del Rosario de Chiquinquirá, como mensajera de paz y madre de la misericordia, para sus hijos enfermos por peste, el hambre y la guerra de todo el territorio nacional.

Por todo esto ella es una grandiosa y maravillosa página de nuestra historia patria. Así lo ha grandiosa y maravillosa pagina de nuestra historia patria. Así lo ha reconocido el pueblo colombiano representado en el presidente Marco Fidel Suárez, cuando el 9 de junio de 1919 coronó solemne como Reina y Patrona de Colombia.

La Virgen, identidad de los chiquinquireños Bajo la mirada amorosa de la Virgen nació y se ha desarrollado la bella ciudad de Chiquinquirá . Los chiquinquireños se sienten identificados con su Virgen. Ella pertenece a su idoneidad y aun caminar histórico. Ella ha hecho de esta ciudad espiritualmente encantadora y amable que acoge a los peregrinos y turistas de todas las edades, razas, culturas y clases sociales que la visitan.

Su Basílica es como un rayo de luz que ilumina con el fulgor del evangelio la fe del pueblo colombiano y hace de Chiquinquirá la Ciudad Mariana y la Capital Religiosa de Colombia.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.