Secciones
Síguenos en:
CALIFORNIA APRUEBA LA CASTRACIÓN QUÍMICA

CALIFORNIA APRUEBA LA CASTRACIÓN QUÍMICA

El gobernador Pete Wilson dio valor de ley ayer a un proyecto que convierte a California en el primer estado que someterá a la castración química a los violadores reincidentes de niños.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
18 de septiembre 1996 , 12:00 a. m.

Proyectos semejantes fueron rechazados en Texas, Massachusetts y Wisconsin. El proyecto de California fue aprobado por la legislatura el mes pasado.

La medida prescribe que los violadores que cometan un segundo crimen contra un niño menor de 13 años deberán recibir inyecciones semanales de la droga Depo-Provera, que atenúa el deseo sexual.

La ley, que cobrará vigencia el próximo primero de enero, también permitiría a los violadores escoger la castración quirúrgica. Contrario al método quirúrgico, el efecto de las inyecciones es temporal.

Si (esta ley) impide siquiera un acto de depredación , dijo Wilson, valdrá la pena soportar todas las críticas que los adversarios puedan esgrimir .

Los partidarios de la medida dijeron que en los países europeos donde se utiliza el procedimiento químico, la tasa de reincidencia disminuyó casi el 98 por ciento.

La Unión Norteamericana de Libertades Civiles ha dicho que el procedimiento es un ejemplo de barbarie, y terapeutas y otros expertos han cuestionado su efectividad, diciendo que algunos pedófilos no son motivados por el deseo sexual sino por una necesidad de sentirse poderosos y dominantes.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.