Secciones
Síguenos en:
QUIÉN ABSORBERÁ TANTA LIQUIDEZ CAMBIARIA

QUIÉN ABSORBERÁ TANTA LIQUIDEZ CAMBIARIA

Los operadores del mercado interbancario del dólar comienzan a preguntarse Quién podrá comprar la cantidad de divisas que entrarán en los próximos meses al país?, especialmente cuando comienzan a evidenciar una nueva presión a la baja, aunque estiman que la divisa encontró soporte en 1.040 pesos, es decir que no bajará más de ese nivel.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
16 de septiembre 1996 , 12:00 a. m.

El anuncio del crédito por 300 millones de dólares del Eximbank del Japón a Ecopetrol presiona aún más la expectativa por la revaluación, comentaron traders en mesas de cambio de Bogotá, Cali y Medellín. Ya desde la semana pasada la estatal petrolera estaba reintegrando divisas y para esta semana se esperan por lo menos 50 millones de dólares, comentaron.

A lo anterior se suma el anuncio del ministro de Hacienda, José Antonio Ocampo, acerca de la emisión de títulos de deuda que emitirá el Gobierno central en el mercado Europeo, también por 300 millones de dólares.

La conocida baja demanda porque en el primer semestre la mayoría de agentes económicos la adelantó, más los reintegros que a pesar de la baja tasa comenzarán a realizar los exportadores de café, el reintegro de los 328 millones por la venta del Banco Ganadero y los desembolsos de créditos que ya tiene comprometidos el Bancoldex, se suman a la danza de los dólaresi que cada vez más cerca ven venir los intermediarios cambiarios.

Sin embargo, hay dos hipótesis que -por lo menos- hacen imaginar que al final del túnel negro de la revaluación hay alguna luz.

En primer lugar, los analistas creen que el crecimiento de los medios de pago (dinero en circulación más cuentas corrientes) ya tocó fondo, al situarse en 7,8 por ciento anual y que el Banco de la República tendrá que comenzar a soltar el dinero para que fluya en la economía y se recupere un poco (porque el resto es por cuenta de la crisis política).

Y Cómo soltar lo que tiene congelado?. Es aquí donde los operadores cambiarios encuentran la lámpara que podría encender la luz en el túnel: comprando dólares.

En efecto, si el Emisor saca los pesos que tiene y los dedica a la compra de los dólares que hay y los que están por llegar, mataría no, dos, sino por lo menos tres pájaros de un sólo tiro.

Uno, porque liberaría recursos que llegarían a los empresarios con menores tasas de interés; dos, porque la demanda que generaría presionaría la tasa de cambio al alza con beneficio para los exportadores y -en el mediano plazo- podría frenar y -hasta bajar- el déficit en cuenta corriente.

El tercer pájaroi es el aumento de sus reservas internacionales. Si la realidad coincide con los anuncios de entidades como Ecopetrol y con las cuentas de los intermediarios, las reservas (que hoy promedian 8.100 millones de dólares) deberían ubicarse por lo menos en niveles de 9.200 millones hacia mediados de noviembre.

La segunda hipótesis, además de ser política, es menos probable, y consiste en cambios radicales en la actual administración. Cambios que podrían comenzar a plantearse con el nombramiento esta semana del sucesor del vicepresidente De la Calle y que se profundizarían al término de la Asamblea de la ONU.

Esto aceleraría decisiones de inversión y presionarían la tasa de cambio al alza obligando al Emisor a defender, aunque al final del año, el techo de la franja cambiaria que hoy está a más de 70 pesos de la tasa de mercado.

Pero, como una cosa piensa el burro y otra el que lo enjalma, solo queda esperar y seguir haciendo mercado.

Adiós a las OMA La política monetaria colombiana tendrá próximamente un nuevo estilo de manejo con la desaparición de las tradicionales Operaciones de Mercado Abierto (OMA), utilizadas por el Banco de la República para regular el comportamiento de la liquidez en la economía.

Según lo expresó la semana pasada el ministro de Hacienda José Antonio Ocampo, las OMA serán reemplazadas por los Títulos de Tesorería (TES) emitidos por el Gobierno y con ello se dará fin a las emisiones de los Títulos de Participación (TP) del Banco de la República, cuyo saldo actual bordea apenas los 260 millardos (un millardo igual a mil millones) de pesos. Hace un año el saldo de las OMA superaba el billón de pesos.

Aunque el anuncio del ministro Ocampo pudo ser novedoso para algunas personas, la verdad es que la idea no es novedosa ni se adoptará de manera improvisada pues se viene preparando desde hace varios años.

Con el nuevo mecanismo el Banco de la República no perderá su autonomía en el control de la liquidez, pues seguirá manteniendo esa responsabilidad aunque de una manera menos directa.

Lo novedoso es que ese control no lo ejercerá con sus propios papeles, sino que para ello utilizará los títulos de deuda interna emitidos por el Gobierno.

Para facilitarle la tarea al Emisor, el ministerio de Hacienda le dio vía libre a los bancos y demás entidades financieras para que sirvan como colocadores de los TES, con lo cual se amplía la gama de intermediarios que venía siendo dominada casi que de manera exclusiva por los comisionistas de bolsa.

En adelante, los intermediarios financieros (bancos, corporaciones y comisionistas, entre otros) conformarán el mercado secundario de los TES que ya no serán colocados por la Tesorería Nacional, la cual tenía la exclusividad del mercado primario.

El Banco de la República actuará a través de los intermediarios como regulador de la liquidez. Comprará TES cuando la economía requiera de recursos líquidos y venderá cuando precise recoger dinero para contraer la demanda.

Entidades como el Seguro Social (ISS), que deben realizar inversiones forzosas en TES, deberán acudir a los nuevos colocadores del mercado secundario y no a la Tesorería Nacional como hasta ahora.

De acuerdo con el ministro de Hacienda, el nuevo mecanismo ideado para regular la liquidez permitirá una baja de las tasas de interés, pues estas se regirán más por el libre mercado que por la imposición del Banco de la República.

Acciones exóticasi Aunque la semana pasada predominó la demanda en las negociaciones accionarias, solo contados títulos se vieron beneficiados por esta tendencia presentado alzas en su precio y montos significativos de negociación.

La acción de Bavaria fue una de las preferidas por los inversionistas, factor que se vio reflejado en su precio, el cual osciló entre 3.900 y 3.930 pesos. Otro de los títulos favoritos de los compradores fue el del Banco de Bogotá, cuyo precio subió 2,9 por ciento cerrando el viernes a 6.000 pesos.

Así mismo, en la mayoría de las ruedas se registran operaciones puntuales, producto de convenios y cruces de acciones consideradas de alta bursatilidad, y de uno que otro título denominados por los expertos como especies exóticas.

Comisionistas de las tres bolsas de valores manifestaron que estimar una tendencia para esta semana no resulta fácil, dado que no existe una posición clara entre compradores y vendedores frente a los precios a los que se transan en este momento las acciones en el mercado.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.