Secciones
Síguenos en:
LA CULTURA DE ELIMINAR DOCUMENTOS

LA CULTURA DE ELIMINAR DOCUMENTOS

Para complementar el concepto básico de la oficina inteligente y como medida de seguridad, el Destructor de Documentos se convierte en elemento esencial. Porque, se ha preguntado alguna vez en manos de quién puede ir a parar toda esa importante información que desecha y arroja a la basura?.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
11 de septiembre 1996 , 12:00 a. m.

Para Edilberto Rico, gerente General de Laminar, empresa distribuidora de equipos para oficina, el Destructor de Documentos se convierte en pieza indispensable de la oficina o la industria, de igual manera que el computador o la impresora.

El principal obstáculo es que en Barranquilla y en Colombia en general, la cultura del Destructor de Documentos no se ha podido desarrollar bien. En estos momentos esa es nuestra labor, informándole a la gente e instruyéndole que estos son elementos de trabajo para la oficina inteligente indispensable para la eliminación de material confidencial , indicó.

La máquina que se está distribuyendo desde Barranquilla para toda la Costa Atlántica es de origen alemán identificada con la marca EBA que goza de muy buen prestigio a nivel mundial en la producción de este tipo de equipos.

Destructores existen de varias categorías, pero a manera general se pueden clasificar en dos: las pequeñas máquinas para una oficina o un departamento y los grandes equipos industriales con capacidad para triturar cartones y materiales más grandes que se deben destruir y compactar para luego comercializar como material reciclable, sostuvo Rico.

Ya los grandes supermercados en Europa y Estados Unidos, lo mismo que las firmas de computo que manejan volúmenes de información están utilizando los Destructores como una forma de minimizar el espacio. En Barranquilla empresas como Cartón de Colombia, Procecom-Procelaser y Generaly de Seguros hacen uso de esta tecnología.

Información como listas de precio, tabulación en computador sobre cartera, listas de clientes, que una vez estudiadas y analizadas para el fin en que fueron establecidas, hay que destruirlas y generalmente hay que botarlas a la basura corriendo el riesgo de que caigan en manos de la competencia.

Existen casos concretos en que se muestra que 7 metros cúbicos en volumen de cartón, cuando un empleado desplegando las cajas lo convertirían en 1.6 metros cúbicos y se gastaría más o menos 3 horas y media. Sin embargo, con un destructor queda completamente listo y está reduciendo los 7 metros cúbicos en 0.5 metros cúbicos y la operación se realiza en 30 minutos.

El valor de los equipos oscila entre 600 mil pesos los más pequeños para uso de oficina y va creciendo en precio de acuerdo a las capacidades de la máquina hasta llegar a los 17 millones de pesos.

Explica Rico que estos son aparatos electrónicos que vienen dotados de unas cuchillas en forma cilíndrica de manera que al momento de ser alimentados tiene una fotocelda la cual una vez detecta el papel lo consume y lo pasa a las cuchillas que lo convierte en tiras de tres milímetros haciendo casi imposible la reconstrucción del documento.

Las máquinas más avanzadas tienen la posibilidad de destruir en cruz incluyendo material fílmico, diskette, cintas y todo ese tipo de material confidencial.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.