Secciones
Síguenos en:
EL CLAN DE LOS OCHOA ESTÁ LIBRE

EL CLAN DE LOS OCHOA ESTÁ LIBRE

Fabio Ochoa Vásquez, el menor del clan Ochoa, y que inauguró en Colombia la política de sometimiento a la justicia al entregarse a las autoridades el 19 de diciembre de 1990, abandonó ayer la cárcel de máxima seguridad de Itagí, después de permanecer cinco años, ocho meses y 29 días en ese centro penitenciario.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
17 de septiembre 1996 , 12:00 a. m.

Hacia las cuatro y veinte de la tarde, salieron de la prisión cuatro lujosos vehículos, entre ellos un campero azul, de placas LAI-343, en cuya parte delantera iba Fabito , el tercero y último de los hermanos Ochoa en salir de la cárcel.

Fue el que más tiempo pasó encerrado, a pesar de haber sido el primero de los Ochoa en entregarse a las autoridades, porque a diferencia de sus hermanos Jorge Luis y Juan David, obtuvo menos rebaja, pues sólo se le concedieron tres meses y cuatro días.

Ochoa negoció su pena con la Fiscalía Regional en una audiencia de terminación anticipada del proceso, en la que se le fijó una condena de cien meses de prisión, es decir, ocho años y cuatro meses.

Como sus hermanos Jorge Luis y Juan David, que el 5 y el 28 de julio pasados, respectivamente, lo antecedieron en su salida de la cárcel, Fabio aceptó cargos por narcotráfico, concierto para delinquir, enriquecimiento ilícito y financiación de laboratorios para el procesamiento y receptación de cocaína.

El menor de los Ochoa reconoció que se dedicó al tráfico de droga durante 16 años. Confesó que se inició en esta actividad en 1974 y sostuvo que puso fin a ella a mediados de 1990.

Según su testimonio, su primer embarque fue de medio kilogramo de droga y llegó a enviar toneladas de alcaloides a los Estados Unidos.

El pasado viernes sus abogados presentaron los papeles necesarios para la redención de su condena y en la mañana de ayer el Juzgado Primero de Ejecución de Penas entregó la orden de libertad al director de la cárcel de máxima seguridad de Itagí, coronel Jorge Sedano.

Rubén Darío Madrid Arbeláez, asistente jurídico de ese despacho, explicó que la primera rebaja de pena, de dos meses y 27 días, se concedió el 2 de agosto del año pasado por trabajo y estudio en el centro de reclusión.

La segunda, de cinco meses y dos días, se otorgó el pasado 29 de julio por las mismas razones, y finalmente se le concedieron 28 días, también por trabajo.

Con él termina la cadena de los tres narcotraficantes más beneficiados por la hoy cuestionada política de sometimiento a la justicia, estipulada en los decretos 2047 y 3030, los cuales fueron expedidos bajo el gobierno de César Gaviria Trujillo, para acabar con la violencia que generaba el narcoterrorismo.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.