Secciones
Síguenos en:
COMERCIANTES, LOS ABANDERADOS DEL PROGRESO

COMERCIANTES, LOS ABANDERADOS DEL PROGRESO

La Ciudad del Sol siempre ha tenido un activo y vigoroso movimiento comercial. La Cámara de Comercio es, desde 1947, cuando se fundó, gestora de numerosas realizaciones cívicas y sociales.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
06 de septiembre 1996 , 12:00 a. m.

En los últimos 20 años Sogamoso ha tenido un desarrollo urbanístico notable, a pesar del freno que por épocas le ha impuesto la marcada dependencia que sus actividades económicas tienen de Acerías Paz del Río, la empresa que cambió de manera definitiva el quehacer de los habitantes de esta región, cuando, a partir de 1950, los agricultores y artesanos debieron convertirse en los obreros de la naciente factoría.

Acerías Paz del Río, indudablemente, reorientó el destino de la ciudad. Abrió paso a la actividad comercial y empresarial y con ello impulsó el proceso de la construcción y del desarrollo físico de la ciudad, lamentablemente ajeno a cualquier plan de desarrollo, pues los que en años no muy lejanos se adoptaron pasaron a formar parte de los empolvados archivos municipales.

En el crecimiento urbano de la ciudad los comerciantes y empresarios sogamoseños y los que procedentes de otras regiones aquí se han establecido han jugado un papel preponderante. Ellos han sido los autores del cambio de rostro que ha tenido la Villa del Sol, pesar de las disposiciones promulgadas por el Concejo Municipal y que por muchos años impidió la construcción de edificios con altura superior a la de la Catedral de San Martín.

La mano progresista de los comerciantes ha estado presente a lo largo de la historia de la ciudad. En 1979, según registro documental, se destacaban en esa actividad los nombres de Rafael Díaz, David Mendoza, Judas T. Moreno, Vicente y Paulino Murillo, Eliseo Franco, Fulgencio Archila, Domingo S. Sanabria, Ramón Montejo, Benjamín Isaza, Jesús Samudio, Jeremías Franco, Primitivo Ramírez, José Tomás Monroy (agente de Rodríguez Ugarte y Cía), Fernando Porras, Luis Camargo, Nicanor Torres, Cenón Otálora, Antonio Aguilar, Vicente Gálviz, Federico Díaz y Temístocles Avella.

En esa misma época se mencionan ciudadanos residentes en Sogamoso que realizaban operaciones económicas con Casanare, entre los que figuraban: Custodio Briceño, Manuel Archila, Rafael Chaparro B., Jesús Chaparro M., Policarpo A. Reyes, Judas T. Moreno, Tadeo Doble, Gabriel Hoyos, Manuel Francisco y Calixto Chaparro.

En la plaza de la Villa, hacia 1930, según lo refirió en sus libros el historiador Gabriel Camargo Pérez, había negocios en los que se vendía leña, carbón, alpargatas, panes de azúcar o terrones de sal y mil artículos más, inclusive los bizcochos de perro, los peralonsos de La Granada, los caramelos milanos del Bazar de la Iglesia, las panelitas de leche de la señorita Mercedes Niño y todos los víveres fundamentales, de manera que solo en los cuatro costados de la plaza principal se hallaban los finos almacenes de foránea mercancía, entre los cuales se destacaban los de don Rafael Mendoza, don Gabriel Medina, don Nepomuceno Aranguren, don Gabriel Merino, don José Luis González, don Luis Prieto Reyes, don Gonzalo Jiménez y, de manera curiosa, la quincallería de Carestías?, que vendía de todo en un atiborrado mostrador, hasta las piedras y sobrantes que recogía en la plaza, una vez terminaba el mercado semanal... .

Por entonces, las droguerías La botica nueva del médico Abel de J. Rico y Sogamoso de Rafael Rosselli y la papelería del escritor y periodista Horacio Isaza del Castillo eran sitio de reunión de negociantes, políticos y jóvenes que llegaban a conversar sobre los problemas del pueblo y sus esperanzas y sueños.

En 1945, el periódico Acción Cívica reseñaba el aporte de los comerciantes en favor del desarrollo urbanístico de Sogamoso: El conocido industrial, señor Luis F. Higuera, dueño de la panadería y bizcochería Granada, acaba de terminar la construcción de un espléndido balneario, en la calle 14 entre carreras 9 y 10 de esta ciudad. Se trata de un edificio moderno, destinado exclusivamente a balneario, con todo el confort e higiene necesarios a tal fin. Además de los servicios de baño frío y caliente, sanitarios, etc., este establecimiento contará con un salón de onces similar al Salón Granada.

El señor don Pablo Spolidore se ocupa de la construcción de una cancha de bolo en la carrera 11, entre las calles 14 y 15, frente a la residencia de estilo español que acaba de levantar don Manuel José Avella. Esta cancha estará dotada de todos los servicios modernos... Avanzan satisfactoriamente satisfactoriamente los trabajos de construcción del edificio y apartamentos que el señor Omar Díaz levanta en el parque de Santander, contiguo a la Sociedad de Mejoras Públicas. S trata de una estructura de tres plantas... .

Unidos por Sogamoso El anuncio del gobierno nacional, en 1945, de retirar de la ciudad el Grupo de Caballería Páez , acantonado en esta plaza, genera un movimiento de protesta donde los comerciantes son los líderes. Se hacen reuniones para impedir ese atropello. En esos actos de defensa de los intereses de la ciudad participan los comerciantes y constituyen una junta directiva, la que estuvo integrada así: presidente, José Vicente Bernal; vicepresidente, Manuel Torres González; vocales: Adolfo Arenas, Guillermo Arévalo del Busto y Baudilio Díaz Padilla; secretario-tesorero, Manuel Avella Talero. La campaña adelantada por esta junta impidió el traslado del Grupo Páez. La actitud de estos ciudadanos fue prácticamente el nacimiento de la Cámara de Comercio, cuya creación fue autorizada por Decreto 1357 del 6 de mayo de 1947 firmado por el presidente de la república, Mariano Ospina Pérez.

Desde entonces, a través de sus juntas directivas y de sus directores ejecutivos (hoy presidentes ejecutivos), la Cámara de Comercio ha generado sinnúmero de acciones en beneficio no solo de sus afiliados y comerciantes, sino de toda la comunidad.

Los comerciantes fueron los gestores de la fundación del Club del Comercio, hoy Club Suamox, el primero de marzo de 1954. Su primera junta directiva fue la siguiente: Juan Avella Chaparro, presidente; Hernando Pizano, vicepresidente; Abraham Salamanca, tesorero; Rafael Hurtado Rozo, secretario. Después vino la construcción de la sede, con la cual los comerciantes dotaron a la ciudad de su mejor sala de recibo .

Comercio en crecimiento En los años 50 estos eran los principales almacenes y propietarios que hacían la vida comercial de Sogamoso: Bucaramanga , de Arturo Brujés Carmona, Rafael Hurtado Rozo y Alfonso Matajira Mantilla; Boyacá , de Abraham Salamanca; Alcázar , de Rafael Torres, Luis Pérez y hermanos; Veracruz , de Arsenio de Jota Montañez; Aguila del Norte , de Rogelio Arenas; Diamante , de Pedro Elías Ballesteros; Bogotá , de Elías Chaparro; Everfit , de Honorato Galvis e hijos; La proveedora , de Carlos Pedraza; El gato negro , de Martín Rodríguez; La feria de París , de Bernardo Mesing; Aladino , de Juan José Avella Chaparro; Vanytor , de Aristóbulo Angarita; Santander , de Saúl Rojas; Sogamoso , de Chaparro hermanos; Aponte , de Manuel Víctor Aponte; Variedades , de Desiderio Castellanos; papelería Alba, de José Vicente Jiménez; Gran Cigarrería, de Alvaro Bernal Guerrero, y almacén de Marco A. Salcedo. Existían las siguientes droguerías: Andina , de Baudilio Díaz, Bogotá , de Gerardo Bernal; Boyacá , de Alvaro Bernal; Moderna , de Noé Cruz; Minerva , de Arturo Rodríguez; San Pedro Claver , de Pedro Jaimes; Popular , de Pedro E. Niño Bonilla, y Colombiana , de Carlos Antonio Ballesteros Quintana. Igualmente, existían las droguerías veterinarias de Hans Herber y de los hermanos Laureano Alfonso y Daniel Vargas Gómez; las joyerías de Honorio Pérez, Jesús Granados, Ulpiano Oyuela, Carlos Ruiz y Pedro Jaimes. Isaías Pedraza era dueño de estaciones de servicios.

Posteriormente, fueron ingresando en la misma lista de servidores del progreso de la ciudad comerciantes, entre otros, como: Luis Gabriel Reina Fonseca, Arturo Serrano, Pedro Moreno Pedraza, Marco A. Lemus, Alfonso López Barrera, Marcos Hernán Chaparro, Barrera, Julio Roberto Vargas Barrera, Rafael Torres Cely, Servilio Ballesteros Plazas, Pedro Moreno Pedraza, Pedro Avella Vargas, Andrés Fernández, Edilberto Corredor Samaniego, Luis F. Figueroa, Antonio y Roberto Barrera, Víctor Manuel Montañez Monroy, Armando Castro Campuzano, Lisandro López Orduña, Norberto Mariño Morales, Luis Eduardo Camargo, Naim Zayed, Elberto Valderrama Prías, Arturo Serrano Forero, Juan Reina Fonseca, Francisco Cerón, Julio Roberto Moreno, Alvaro Ricaurte Villafradez, Rodrigo Restrepo Gómez, José Armando Rodríguez Medina, Joselín Medina Mesa, Martín Orduz Chaparro, Marcos Estepa, Martín Suárez e hijos, Cándido Rodríguez, Fermín Cárdenas Alarcón, Jorge Nielsen, Ricardo Parras Santos, Marino Guevara Avella, Héctor Rafael Alvarado Gómez, Salim Abou Ammar Sayah, Carlos Jiménez González, Camilo Naranjo Araque, Rafael Acevedo Porras, El parque industrial de Sogamoso, una idea del desaparecido economista Alvaro Patiño Rosselli, fue desdibujada por quienes más tarde asumieron la dirección de ese complejo. En lo que aún se llama parque industrial subsisten algunas empresas que contribuyen de manera notable a la economía y al empleo de la región, encabezadas por Hornos Nacionales S.A. y entre las cuales están, entre otras, Laminación Vulcano, Proalambres, Fundiherrajes de Colombia. Vale destacar también el aporte de Grapas y Puntillas El Caballo, Indumil y Materiales Industriales S.A.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.