Secciones
Síguenos en:
LOS PRÍNCIPES MALDITOS

LOS PRÍNCIPES MALDITOS

Las princesas de Mónaco están otra vez tristes.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
15 de septiembre 1996 , 12:00 a. m.

Estefanía tiene un divorcio a la vista, después de que su plebeyo esposo, Daniel Ducruet, le pusiera los cuernos con Fily, una cabaretera belga, y sus amoríos en cueros aparecieran en las revistas europeas del corazón.

Por supuesto, el ex guardaespaldas perderá la custodia de sus hijos y recibirá apenas una modesta pensión, a cambio de un silencio perpetuo.

Y Carolina, la princesa a la que todas se querían parecer, está calva. La causa es todavía un misterio: Nuevo look? Estrés? Quimioterapia contra el cáncer? Abusos con el alcohol y las drogas? Ella niega todo, pero los rumores siguen.

La maldición de los Grimaldi, según la cual ninguno de ellos será del todo feliz, ronda de nuevo por los palacios monegascos.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.