Secciones
Síguenos en:
INSÓLITO: SUSPENDIDO POR COMPASIÓN...!

INSÓLITO: SUSPENDIDO POR COMPASIÓN...!

Siempre se tuvo conocimiento de partidos de fútbol suspendidos por diversas causas. Por lluvia, por nieve (en Europa), por viento (en el sur argentino, donde sopla el Pampero, viento macho y altanero), por falta de balones (el árbitro Juan Bava terminó por eso un Boca-San Lorenzo: cada bola que caía en la tribuna se la quedaban los muchachos).

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
15 de septiembre 1996 , 12:00 a. m.

Por falta de garantías, por incidentes, por no llegar al número reglamentario de jugadores (cuando a un equipo le expulsan más de cuatro), por niebla, por retiro de algún equipo, por falta de luz.

Por granizo, piedra, nevisca, maremoto, terremoto, huracán. Porque se rompió un arco y no hay cómo arreglarlo. Etcétera, etcétera, etcétera, etcétera. Ha pasado de todo en una cancha de fútbol. Lo que nunca se había escuchado es que se suspendiera un partido por compasión...

Acaba de acontecer en Perú. El árbitro Mario Salinas, piadoso por cierto, decidió suspender el encuentro que, por la Copa Perú, José Gálvez, de Chimbote, le estaba ganando al San Cristóbal, de Aija, por 23 a 0.

La Copa Perú es una competición importante del país de Túpac Amaru. En ella se reúnen todos los representantes de las ligas del interior y el campeón asciende a primera división para vérselas con Universitario, Alianza o Sporting Cristal. De manera que no era un cotejo de barrio. Es más, 6 de los 23 tantos de José Gálvez los anotó Ader Cruz, de actuación anterior en la Copa Conmebol alineando en las filas del Deportivo Sipesa.

Cuando se jugaban 40 minutos del segundo tiempo, al ver la patética desproporción de fuerzas, el juez arrojó un manto de piedad sobre el pobre de San Cristóbal. Contentos, los periodistas peruanos intentan enviar los antecedentes a la casa Guiness para que incluyan la terrible goleada en el libro de los Récords. Sucedió el pasado domingo primero de septiembre.

El gran dilema, cuando a un futbolista le toca sufrir una derrota tan cruel, es cómo volver al barrio, qué decir en la casa. Lo más aconsejable es pedir asilo en alguna embajada. O escapar por la frontera. O adentrarse en la selva y quedarse a vivir allí. Pero, quién puede ser tan valiente de llegar al hogar y decirle a la esposa: perdimos 23 a 0 .

La mujer tiene todo el derecho de pensar que se ha casado con una auténtica basura, una piltrafa humana, un perdedor incurable. Claro que está el cara de piedra capaz de maquillar un poco la verdad: perdimos 23 a 0, pero, merecimos el empate . O el cínico: nos robó el árbitro... .

Ni qué hablar del entrenador. Porque todos nos creemos el gran estratega, el que se la sabe lunga (larga). Como buen director técnico, debe tener una alta dosis de caradurez. Imaginémoslo diciendo: renunciar? Ni loco, solamente las ratas abandonan el barco cuando zozobra... . O esta otra: los contratos están para ser cumplidos (se recomienda acompañar la frase con cara muy seria y aire circunspecto). O esta, que es buenísima, al mejor estilo Passarella: no estoy preocupado, este es una trabajo a largo plazo .

Ahora bien, pensemos en el arquero. Un equipo, evidentemente, no recibe 23 goles por el arquero. Todo el conjunto es horripilante. Pero, cómo explica uno que tuvo que ir 23 veces a buscarla adentro? Por razones tal vez humanitarias, los cables de las agencias internacionales de noticias no mencionan su nombre. Lo único seguro es que hasta ahora no se ha reportado ningún suicidio en el fútbol incaico, que siempre nos sorprende con algo. Ahora, con esta suspensión por compasión .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.