Secciones
Síguenos en:
CARLOS LEMOS SIMMONDS

CARLOS LEMOS SIMMONDS

Al aceptar Carlos Lemos Simmonds su postulación a la Vicepresidencia de la República, el famoso guiño produjo un buen resultado. Ha ocupado él en forma brillante varios de los cargos más importantes del poder ejecutivo, y esa circunstancia llena de confianza al país. Tal vez es de los pocos colombianos a quienes la opinión pública respeta por su alto valor cívico, por su coraje en los momentos de dificultad, por su honestidad, por su inteligencia y cultura privilegiadas, y por la permanente lealtad que ha mostrado en su vida política. El país experimenta un sentimiento de tranquilidad ante la decisión adoptada por el señor presidente Samper y confía en la muy segura aceptación que el nombre de Carlos Lemos tendrá entre los congresistas encargados de dar aprobación definitiva al nombramiento y otorgarle así el carácter oficial de Vicepresidente de la República.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
14 de septiembre 1996 , 12:00 a. m.

La opinión requería esta pausa. Como alguien lo decía, es el valium que viene a serenar los ánimos, a abrir un compás de reposo, para permitir que el país se encamine por mejores senderos. La sensación infundida por la carta de Carlos Lemos en la que formula su aceptación del alto cargo, es un modelo de discreción, de acento político y de una generosidad que hoy no es común, al ofrecer su respaldo al señor Presidente sin exigir contraprestación alguna.

Es un documento político que permite sentar las bases de una futura colaboración más que necesaria, porque los ánimos exasperados que estamos experimentando unos y otros, con escasas excepciones, no le dan a nadie bases firmes para desempeñar las responsabilidades tan francamente duras que significa llevar empezando por la Presidencia y la Vicepresidencia los cargos que ocupan numerosos colombianos en elevados niveles de la administración pública.

Lemos forma parte de un equipo que se ofrece para constituirse en los guías del porvenir, y entra en esa nómina de quienes, sin fijar fecha alguna, podrán ocupar legítimamente el solio de los Presidentes. Por el momento, la casi segura y unánime decisión de los congresistas para elegirlo como Vicepresidente de la República, es señal de optimismo para los colombianos y una muestra de acierto del Jefe del Estado. Porque además es un nombramiento que unifica, que es lo que necesita este país.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.