Secciones
Síguenos en:
LA IGLESIA DE SAN DIEGO:

LA IGLESIA DE SAN DIEGO:

Señor Director:

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
14 de septiembre 1996 , 12:00 a. m.

El primer viernes de septiembre visité la iglesia de San Diego, joya colonial que fue albergue del santo y venerable párroco R. P. Rafael Almansa. Antes de iniciarse la Eucaristía, repasé lo que en otras épocas fue rica herencia de arte colonial. De los lienzos antiquísimos, solo penden de sus muros blancos nuevas versiones sin valor artístico. Incluso los marcos fueron reemplazados por unos de nuevas facturas. Igual con el Altar Mayor. El ahora existente, monumental y sin gracia, es posiblemente hechizada copia de sus original. Sobresale por su fondo en rojo cardenalicio y proliferantes adornos en dorado incandescente.

También por haber sido retiradas de sus nichos, figuras valiosas dentro de la imaginería religiosa. Los confesionarios fueron igualmente reemplazados por nuevas versiones. Pero por si fuera poco, en la capilla colateral, el lienzo de la Virgen es, al observarlo de cerca, un monumento al retazo, mimetizado por pátina rojiza y café, que hace difícil distinguir los trazos pictóricos originales. Cuál fue la causa de que se desmantelara tan simbólica reliquia, que además de ser propiedad de la Curia, es también nuestra y también de Bogotá? Juan Manuel Díaz Azuero Guaymaral

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.