DOCTOR ME OPERARON Y ME DEJARON UNAS CICATRICES HORRIBLES

DOCTOR ME OPERARON Y ME DEJARON UNAS CICATRICES HORRIBLES

Esta es una queja muy frecuente de los parientes en nuestros consultorios. Aún más suele ser bastante frecuente en tertuliaderos, expresiones como ese médico me dejó marcada, mira que horrible . Si yo hubiera sabido no me hubiera dejado tocar por ese doctor ...

19 de junio 1995 , 12:00 a. m.

Esos comentarios muestran a las claras que la o el paciente estuvo muy mal informado. Un médico nunca deja una cicatriz a propósito.

La superficie de nuestro cuerpo está atravesada por líneas invisibles de tensión, es como un verdadero mapa (que conocemos muy bien los cirujanos plásticos); cuando una herida accidental o quirúrgica es paralela a esas líneas mencionadas, la cicatriz será al final del proceso biológico de cicatrización muy agradecida y con los años se podrá confundir con una linea de arruga o pliegue de expresión. Cuando la herida se aleja de la paralela se hará notoria y cuanto más se aleje más se notará, incluso se verá gruesa (hipertrófica) y más colorada (congestiva).

Hay regiones anatómicas que cicatrizan muy mal como los hombros, la parte media del pecho, el abdomen. Las piernas son las problemáticas, también habría que tener en cuenta la causa de la herida. Si fue accidental, obviamente no se podía elegir la dirección al momento de ocurrir y en ello no existe ninguna responsabilidad del médico; además, hay que establecer si hubo contaminación, si se produjo con un objeto cortante y contundente, si hubo infección; en fin, como se aprecia son muchos los factores que influyen en el resultado final.

Cuando es el cirujano quien incide, como es claro, se podría escoger la dirección, pero aún así hay que tener en cuenta otras consideraciones, por ejemplo en una cirugía de urgencia el cirujano está obligado a pensar en la vida del paciente primero, el resultado estético es, en ese momento, secundario.

Lo aconsejable como siempre en cualquier suceso médico-paciente es la buena relación y la comunicación óptima entre los dos. Lo que si debe quedar claro es que el profesional de la salud siempre busca mejorar, sanar, evitar muertes; lo otro es un accidente y aquellos comentarios se podrían disminuir o evitar aun cuando la relación médico-paciente es estrecha y genera compromisos mutuos, porque definitivamente, si estando bien informado previamente sobre los posibles resultados de una cicatriz se insiste en el comentario, el que está actuando de mala fe es otro.

Y para despejar dudas la cicatriz queloide nunca la causa un médico, ésta se produce por una alteración metabólica del paciente.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.