BRINDIS POR UNA NUEVA VIDA

BRINDIS POR UNA NUEVA VIDA

El viernes pasado, cerca de 400 miembros de los 16 grupos de Alcohólicos Anónimos existentes en Cartagena hicieron un brindis , pero con refresco, para celebrar los 60 años de fundación de este movimiento.

12 de junio 1995 , 12:00 a. m.

Compartiendo con sus amigos sus propios problemas y logros obtenidos a través de los principios establecidos por los Alcohólicos Anónimos a nivel mundial para salir airosos del alcohol, un elemento que ha causado más muertes a nivel mundial que la misma droga.

Los Alcohólicos Anónimos de 153 países se dieron la mano, en señal de reconciliación, de amor y apoyo por haber salido de un problema que en muchos de los casos ha acabado con familias enteras.

Según estadísticas, en Colombia existen ocho millones de alcohólicos entre directos y los que dependen de éstos, y la Organización Mundial de la Salud, OMS, cataloga el alcoholismo como una enfermedad sicosomática, obsesiva e irreversible.

De esto son conscientes, quien se encuentran recuperados, por eso luchan unidos por darle a sus familiares una nueva vida, más placentera y ajena de cualquier desgracia que venía acompañada del letal liquido, de acuerdo con Armando, uno de los recuperados más veteranos.

AA, es un grupo de hombres y mujeres que han descubierto y admitido que no pueden controlar el alcohol. Y han admitido que tienen que vivir sin él si quieren evitar el desastre para ellos y los que se encuentran cerca.

Por ejemplo, una de las mejores definiciones fue excelentemente descrita por un orador en una reunión de Alcohólicos Anónimos: Cuando digo que soy alcohólico, admito algo muy simple: admito que no puedo beber con seguridad, y eso es todo. Con ello no admito ser un depravado, un sicótico, neurótico, inconstante, falto de fuerza de voluntad, de lento aprendizaje, desempleado, inempleable, con una pobre experiencia, con un hogar resquebrajado, ni ninguno de los oprobios y terribles cosas que a menudo se asocian con la palabra alcohólico. Simplemente admito que no puedo beber con seguridad .

Y es que un bebedor normal puede predecir lo que va a ocurrir. Los alcohólicos no lo logran. Deberían, entonces, dejar de beber y buscar ayuda.

Es fundamental confrontar el problema en el instante en que la forma de beber se vuelve impredecible. Entonces, todavía es tiempo y el tratamiento tendrá mejores resultados.

En Cartagena existen cerca de 400 AA entre adolescentes y adultos, que han reconocido sus problemas.

Un alcohólico, lo primero que hace es aprender acerca del alcohol, uno de los problemas más antiguos de la historia del hombre, logrando conseguir beneficios con nuevos enfoques acerca del problema.

Bill W. co-fundador de Alcohólicos Anónimos señala que la institución no tiene más que un propósito, el de ayudar a otros alcohólicos a recuperarse de su enfermedad .

Por último se destaca que está comprobado científicamente que dejar el hábito de beber de una manera radical y sin mayores tratamiento, lleva a la depresión y a la búsqueda de otras adicciones, que pueden ser peores que el mismo licor.

Por eso siempre se recomienda buscar ayuda con expertos y asistir a terapias de grupo con personas que padecen el mismo problema.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.