La revolución se juega su futuro

La revolución se juega su futuro

La revolución egipcia está viviendo uno de sus más grandes desafíos. Después de que el 11 de febrero logró derrocar a Hosni Mubarak, que llevaba casi 30 años en el poder, y después de que fue reemplazado por una junta militar, encabezada por los mismos que durante años sostuvieron al dictador, la gente vuelve a las calles para exigir que sea entregado el poder a una autoridad civil y que el estamento castrense no consiga los privilegios que está planteando en la nueva constitución.

27 de noviembre 2011 , 12:00 a. m.

De nuevo, la suerte del país más influyente del mundo árabe se define en las calles. EL TIEMPO habló en Jerusalén con Mira Tzoref, experta en estudios de Egipto del departamento de Historia de Oriente Próximo de la Universidad de Tel Aviv. Para ella, lo que se vive en El Cairo es una "inestabilidad caótica".

Está claro que el pueblo egipcio está decepcionado por el resultado de la revolución de enero y volvió a la plaza Tahrir...

El discurso del mariscal Mohammed Hussein Tantaui , jefe del Consejo Militar Supremo, el martes, es un déjà vu de los pobres discursos de Mubarak. Todo se dijo demasiado tarde, en una dosis demasiado baja. Ya no sirve a los deseos, sueños y esperanzas de los manifestantes en Tahrir.

Y lo peor es que Tantaui salió a hablar luego de una serie de eventos que demostraron más que ninguna otra cosa que él está hecho de la misma materia que el régimen anterior. Y ni hablar de que en la plaza Tahrir se apretó con mucha ligereza el gatillo. Tantaui recurrió a los mismos métodos sangrientos para sacar a los manifestantes de la plaza. Eso demostró, más que cualquier otra cosa, que si dejan el régimen actual en su lugar, vivirán lo mismo que vivían antes.

Y esto refuerza la determinación de los manifestantes...

Así es. Creo que la exigencia principal de los jóvenes, a pesar de las muertes de manifestantes, a pesar del miedo y a pesar de la incomodidad de permanecer en la plaza, será quedarse allí hasta que reciban una respuesta de hasta cuándo habrá régimen militar.

Los jóvenes, las nuevas fuerzas políticas y los islamistas tienen el común denominador del deseo de cambio. Pero los islamistas tienen otra agenda. ¿Cree que les interesa algo que va más allá de la preocupación por la situación social y económica interna? La agenda de los islamistas, a diferencia de la de otros partidos, se concentra justamente en estos temas internos. Es por eso por lo que están tan insertados en los corazones. No tienen que demostrar qué harán. Tienen ya una 'coartada'. Tienen recibos por lo que han hecho cuando no eran todavía un movimiento político legítimo en Egipto, pero funcionaban como un movimiento social y proporcionaban soluciones ad hoc en temas en los que el régimen no quería siquiera entrar.

El papel de los Hnos. Musulmanes ¿Se puede hablar de 'islamistas' en general como un bloque? Hay diversos matices entre ellos mismos.

No, no son uniformes en absoluto. Hay muchos matices. Están, por supuesto, los Hermanos Musulmanes, de los que salió un movimiento político; el Movimiento de la Justicia y el Desarrollo, que es el más interesado en llevar a cabo las elecciones en el momento pactado. Y están los nuevos grupos más liberales, los salafistas, la Wasatia, que propone un islam moderno.

¿Cómo ve la situación de los Hermanos Musulmanes? Lo que se nota, eso sí, es la confusión en la que se hallan. Hace unos días, exhortaron a salir a la plaza, pero ahora temen participar en otra manifestación porque piensan que quizás cometieron un error táctico y que si la manifestación pierde el control, ello conduzca a la cancelación o postergación de las elecciones (legislativas, que se inician mañana), a pesar de que Tantaui, proclamó que serán en el momento planeado.

¿Cree que realmente habrá elecciones en pocos días? Eso no lo sabremos hasta la mañana del 28 de noviembre. Hasta último momento, no sabremos si las urnas se abren o no. Y los Hermanos Musulmanes comprenden que si hay un masivo desorden en la plaza, eso puede hacer que a último momento decidan postergar las elecciones. Eso no les sirve

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.