Tras el zar de las raciones escolares

Tras el zar de las raciones escolares

Hace algunos años, Germán Trujillo Manrique era conocido en Bogotá por la Arepa Loca, un modesto local de comida rápida, ubicado en Unicentro, con el que él y su familia incursionaron en el negocio de los alimentos. En esa época, también abastecía la cafetería de un colegio y su madre, Libia, ex nutricionista del Bienestar Familiar (ICBF), le ayudaba.

27 de noviembre 2011 , 12:00 a. m.

Hoy, Trujillo -huilense de 40 años- juega en las grandes ligas de la contratación, anda en una BMW X5, tiene cuenta bancaria en Panamá, acción en el Club El Nogal y acapara gran parte del suministro de raciones en alcaldías, gobernaciones y otras entidades a través de su firma Alfaba. La empresa, creada en 1993 con 174 millones de pesos, genera activos superiores a los 15 mil millones al año.

La Gobernación del Cesar le acaba de adjudicar un contrato, por 2.222 millones, y la Alcaldía de Medellín le caducó otro, de 7.000 millones, por suministrar raciones vencidas y, al parecer, con gorgojo. Pero es su nexo con el concejal de Bogotá Édgar Torrado el que lo tiene en el radar de los organismos de control que, al igual que EL TIEMPO, han recibido información de que Trujillo sería otro eslabón clave en la denunciada cadena de contratos que los Torrado habrían montado en el ICBF que, en 5 años, superó los 81 mil millones de pesos.

Según testimonios, Trujillo está detrás de la Cooperativa Multiactiva Surcolombiana de Inversiones, que -sola y en consorcio con firmas vinculadas al clan Torrado- ha ganado una treintena de contratos con el ICBF para suministro de raciones a abuelos, niños y población desplazada en Huila, Caquetá, Tolima y Meta.

Sobre ese nexo, la Alcaldía de Medellín encontró, en agosto de 2010, que Alfaba y la cooperativa "funcionan en la misma bodega, con el mismo personal y los mismos carros".

Y, un año antes, cuando la cooperativa se ganó el suministro de desayunos escolares con la Alcaldía de Neiva, ya se había denunciado el supuesto nexo.

En ese momento, Alexander Torrado, sobrino del concejal y representante de la cooperativa, negó cualquier vínculo, aunque admitió que algunos empleados, incluida la representante legal de la cooperativa, trabajaron con Alfaba.

La coincidencia más reciente es que el propio Trujillo aparece como representante de la unión temporal que se ganó el contrato en el Cesar, conformada por Alfaba y la exitosa cooperativa.

¿Quién miente? De hecho, gente cercana a Trujillo le aseguró a este diario que -a través de la cooperativa- este maneja contratos con el ICBF desde finales de los 90 cuando su paisana y hoy esposa Cielo González -gobernadora electa del Huila por 'la U'- ocupó la gerencia regional del ICBF, afirmación que el reputado empresario rechaza, aunque admite que tuvo contratos con el ICBF (véase recuadro).

También niega que Édgar Torrado se haya desempeñado como asesor empresarial de Alfaba entre 1996 y 2002. Sin embargo, así consta en la hoja de vida del concejal de 'la U', exhibida por la congresista Ángela Robledo, la primera en denunciar el supuesto carrusel de contratos.

Lo concreto es que hoy, autoridades rastrean las composiciones y movimientos de los contratistas del ICBF para determinar o descartar si Trujillo y los Torrado conformaron un cartel que se habría llevado buena parte del presupuesto del ICBF.

Por ahora, EL TIEMPO estableció que el ICBF no adjudicará los contratos de suministro de raciones para abuelos en 12 departamentos, a los que aspiraban la Cooperativa Multiactiva y Cooprosperar, vinculada a los Torrado.

u.investigativa@eltiempo.com.co .

DEFENSA 'Alfaba ha crecido legalmente' El empresario Germán Trujillo le dijo EL TIEMPO que los supuestos nexos de su firma Alfaba con un cartel de contra- tos en el ICBF "son rumores sin fundamento". Y aclaró que el vínculo con los Torrado es tan solo de carácter gremial. En cuanto a la Cooperativa Multiactiva (ganadora de decenas de contratos en el ICBF) y Alfaba, aseguró que no existe ningún nexo y que son firmas independientes que, debido a su objeto social común "en algún momento dado pueden asociarse". También enfatizó que cuando Cielo González - gobernadora electa del Huila- fue gerente del ICBF (1996-1998) no eran casados y que cuando ella ocupó la alcaldía de Neiva, Alfaba no licitó: "Por obvias razones, no vamos a participar en ninguna invitación que haga la Gobernación en el tiempo que ella ejerza el cargo". Sobre la caducidad del contrato por parte de la Alcaldía de Medellín dijo que demostrará que él sí cumplió y que es una persecu- ción política de un concejal amigo de los anteriores con- tratistas. "Hemos prestado nuestros servicios cumpliendo la ley, con credibilidad y con el trabajo honrado a lo largo de 18 años. Crecimos de manera legal y transparente", dijo

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.