El regreso débil del 'hombre fuerte'

El regreso débil del 'hombre fuerte'

El 20 de diciembre de 1989, tropas estadounidenses invadieron a Panamá para derrocar a su dictador, el general Manuel Antonio Noriega. El militar centroamericano, quien tuvo estrechos lazos con la CIA, fue capturado dos semanas después, trasladado a Estados Unidos y condenado a 30 años de prisión por cargos de narcotráfico.

25 de noviembre 2011 , 12:00 a. m.

Después de 17 años tras las rejas, el país norteamericano lo extraditó a Francia, donde fue juzgado por lavado de dinero de los carteles de la droga, y condenado a otros 7 años de cárcel en abril del 2010. El miércoles pasado, un tribunal parisino autorizó la extradición del ex 'hombre fuerte' a Panamá donde, después de un mes de trámites, lo esperarán dos condenas de 20 años cada una por los asesinatos de un líder opositor y un capitán. El regreso de Noriega al país que presidió con mano dura entre 1983 y 1989 ha generado reacciones que oscilan entre la indiferencia y la expectativa.

Después de 22 años de reclusión en presidios extranjeros, el ex dictador retorna a su suelo natal convertido en un derrotado y débil anciano de 77 años, pero con la memoria de su paso por el poder absoluto. Memoria que mantiene expectantes a miembros de la élite política y económica del istmo, que cimentaron su poder de la mano del general caído. En especial, la dirigencia del Partido Revolucionario Democrático, fundado por el fallecido general Omar Torrijos y que hoy funge como oposición al presidente Ricardo Martinelli. Esto ha llevado a analistas vecinos a pensar que el actual gobierno panameño podría usar a Noriega como "arma política".

Para la sociedad en general, el retorno del depuesto mandatario ha sido recibido hasta ahora con indiferencia. El deterioro de la seguridad, debido a los carteles mexicanos, concentra la preocupación de la opinión pública.

Asimismo, malestares ciudadanos con el transporte y los alimentos mantienen la atención panameña lejos del arribo del dictador. Esta situación podría cambiar si continúan las voces de protesta de las víctimas de la dictadura contra una eventual detención domiciliaria de Noriega por razones de edad. De todas maneras, luego de 22 años en prisión, del 'hombre fuerte' sólo quedan secretos con impacto incierto y la oportunidad de que Panamá haga un balance de un tramo violento de su historia.

editorial@eltiempo.com.co

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.