Secciones
Síguenos en:
SEA DIOS EN SUS RATOS LIBRES

SEA DIOS EN SUS RATOS LIBRES

En un mundo perfecto la gente no necesita dioses. Sin embargo, los mundos perfectos no existen, y tarde o temprano, en algún lugar de una isla lejana, alguien en problemas, alguien desesperado, implorará al cielo por ayuda.

En un mundo perfecto la gente no necesita dioses. Sin embargo, los mundos perfectos no existen, y tarde o temprano, en algún lugar de una isla lejana, alguien en problemas, alguien desesperado, implorará al cielo por ayuda.

Así comienza Black & White, el juego de estrategia de Electronic Arts (EA Games), que le dará la capacidad de regir el mundo entero a gusto propio mientras utiliza sus poderes celestiales para ayudar a la humanidad de la que fluye su infinito poder.

Para lograrlo, deberá impresionar a las pequeñas tribus de la isla en la que habita mientras busca convertir más seguidores, llamados a incrementar su capacidad de realizar milagros o enfrentar las innumerables dificultades que conlleva su recién adquirida naturaleza divina.

No obstante, no está sólo en su lucha; como todo dios que se respete, tendrá una representación en la tierra. Desde el momento en que acepte el trabajo de gobernador del mundo, le será asignada una criatura divina, a la que deberá educar en tareas tan básicas como ayudar a los aldeanos a recoger madera y comida, o tan complejas como llevar a cabo milagros que beneficien o intimiden a algunos fieles seguidores.

Esta es una de las características que hacen especial a Black & White, hasta el punto de que los reconocimientos de la industria para con el programa se han enfocado en alabar a la criatura, pues los desarrollos logrados por su gestor, Peter Molyneux (legendario desarrollador de Populous, Powermonguer y Dungeon Keeper), en los campos de inteligencia artificial y procesos de aprendizaje para personajes virtuales, son reconocidos como los más modernos jamás alcanzados.

Manual divino.

Su criatura será capaz de aprender, por ejemplo, a través de la observación de actividades cotidianas o mediante castigos que deberán administrarse cuidadosamente cada vez que cometa una falla.

Ahora bien, si la bestia se comporta de modo beneficioso para su voluntad divina, habrá que premiarla con una caricia o una rascadita de espalda, eso la estimulará a repetir dicha acción. Si por el contrario, recibe la sonora cachetada desaprobatoria, dejará de hacerlo casi inmediatamente.

A pesar de tener una esencia principalmente divina, su embajador en la tierra tiene necesidades muy materiales, y por lo tanto se le debe dar de comer, para que tenga energía, y de beber, para que no se deshidrate; esto, por supuesto, conllevará inevitables consecuencias fisiológicas con las que hay que lidiar.

Lo más aconsejable, y como lo indica la lógica, es que utilice los desechos del animal como abono para sus cultivos. Después de un par de correcciones, ella podrá realizar sus poco celestiales labores por sí misma.

Las criaturas se presentan como animales, y cada jugador deberá escoger el de su mayor agrado: simios, osos, vacas, cocodrilos, caballos y tigres, entre otros, conforman el catálogo sobrenatural.

Sin embargo, más allá del espectacular motor gráfico, la excelente ambientación, el interesante proceso cognoscitivo por el cual atraviesa su criatura, y la obligatoria cruzada en busca de conseguir adeptos en su fe, Black and White es, ante todo, un juego de decisiones. He ahí la principal cualidad del programa.

Si el método que le enseña a su bestia para convencer a los aldeanos es el del bien, ella tendrá una cara bonachona y afable y, de hecho, el mundo completo, se verá iluminado y próspero. Por el contrario, si sus decisiones lo han llevado por el lado oscuro, el animal tendrá una expresión intimidante y tal vez los aldeanos estén prestos a seguir sus indicaciones guiados más por el miedo que por la confianza, el planeta, entonces, se tornará gris y denso.

Cómo jugar a ser el creador.

Dentro de los aspectos más peculiares de Black & White se encuentra una interfaz totalmente intuitiva, en donde la manifestación de dios en el planeta se representa con una enorme mano. Así mismo, los movimientos que se realicen con el ratón podrán ser interpretados por el software como accesos directos al menú de actividades aprendidas.

De otro lado, también existen innumerables posibilidades en red para los jugadores. Por ejemplo, a través de Internet, será posible configurar el clima dentro del juego para que sea el mismo que reina por fuera de la ventana. También se puede descargar un plug-in de Winamp para que la criatura baile al ritmo de sus archivos de MP3 favoritos.

Por lo tanto, si alguna vez llega a sentir que ha perdido el control de su vida y que las causas y azares del destino están regidos por la secreta lotería de Babilonia, adquiera Black & White, allí podrá vigilar a su aldea y ser dios por un rato, mientras mantiene el rumbo de la vida de sus creyentes.

Enseñe a su bestia celestial los beneficios de ser temido o amado y, aunque sea por un instante, deguste el sabor de la gloria omnipotente de ser dios.

Requerimientos técnicos.

-Windows 95 o superior.

-Procesador de 400 Mhz (700 Mhz recomendados).

-Memoria RAM de 64 MB (128 MB recomendados).

-CD ROM 4X (50X recomendados).

-600 MB libres en Disco Duro.

-Direct X 7.0a o superior.

-Tarjeta Gráfica de 16 MB (32recomendada).

-Acelerador Gráfico.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.