Las Williams le sacaron una sonrisa a un día duro

Las Williams le sacaron una sonrisa a un día duro

La agenda empezó muy temprano. A las 10:20 a. m., Venus y Serena, aún un poco somnolientas, ingresaron al Salón de Ejecutivos de EL TIEMPO Casa Editorial para su primer encuentro con la prensa nacional e internacional.

23 de noviembre 2011 , 12:00 a. m.

Hablaron de todo: de sus lesiones, de su niñez, de su futuro, aconsejaron a los tenistas colombianos y hasta firmaron clandestinamente algunos autógrafos, saltando el protocolo de sus agendas.

Raudas, volvieron a sus autos, y, cual escolta presidencial, llegaron al Puente Aéreo, ante la mirada atónita de miles de pasajeros que, confundidos, no alcanzaron a reconocerlas. Alguien dijo admirado: ¡¿Esas no son las Williams?! Pero nadie pudo dar respuesta a su inquietud.

De inmediato, y bajo un estricto control de seguridad, las hermanas y sus acompañantes ingresaron a la sala VIP de Avianca. Cuando creyeron que el avión saldría a la 1:00 p. m., como estaba estipulado, una avería en una de las pistas retrasó la agenda de las tenistas estadounidenses.

Se prendieron las alarmas, y de inmediato se avisó en Medellín que la rueda de prensa que estaba prevista para las 3:00 p. m. debía correrse, por obvias razones.

Mientras paulatinamente el tiempo mejoraba en Bogotá, las Williams no tuvieron más remedio que aceptar un imprevisto almuerzo, que constó de pollo, ensalada, patacones, arepas, arroz y frijoles, mientras se anunciaba por los parlantes del lugar que el vuelo 9308 partiría a las 2:10 p. m.

El hambre atacó a las jugadoras y a su grupo acompañante. Mientras Venus, tímidamente, se acercaba a las cajas a observar qué podía comer, Venus no reparó en lo más mínimo y probó de todo, pese a la dieta que observa, mientras echaba un ojo a su computador y seguía la pista de una canción con sus pies.

Tras la larga espera, por fin el avión salió rumbo a Medellín. Pacientes, Venus y Serena hicieron una larga fila antes de acomodarse en dos sillas bastante amplias en primera clase. Su arribo al aeropuerto José María Córdova también pasó desapercibido hasta que la caravana de cinco camionetas, escoltadas por tres motocicletas de la Policía abriendo paso, llamó la atención de los antioqueños.

A las 4:15 p. m., los medios de comunicación locales por fin pudieron tener frente a ellos a las ya históricas jugadoras. Las preguntas poco difirieron de las de la rueda de prensa en Bogotá. Volvieron a hablar de su pasado, de su presente y de su futuro. Rieron poco en comparación con las carcajadas que dejaron ver en Bogotá; estaban cansadas, pero siempre fueron profesionales.

Cuando iban para sus habitaciones -las suites presidenciales-, algunos aficionados rompieron el esquema de seguridad y lograron llevarse unos autógrafos, mientras las cámaras -de TV y fotográficas- no perdían detalle de sus movimientos.

Al final de la tarde, y más cómodas, pudieron desestresarse peloteando un rato en la cancha del hotel Intercontinental. Luego, subieron, se acicalaron y nuevamente fueron conducidas por la escolta rumbo al Club Campestre, donde atenderían compromisos publicitarios con las empresas que aportaron para que estuvieran por primera vez en Colombia.

40 IGUALES.

Visita matinal A las 10:00 a.m., las tenistas visitarán la Fundación de la Gobernación de Antioquia en Copacabana.

Aún hay boletas La organización del evento informó que se ha vendido el 80 por ciento de las entradas.

Frente a frente Se han enfrentado 23 veces. Serena ganó 13 partidos y Venus se impuso en 10

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.