Los egipcios quieren tumbar a la junta militar

Los egipcios quieren tumbar a la junta militar

"Vete, vete", gritaban anoche decenas de miles de egipcios en respuesta a las palabras del mariscal Husein Tantaui, jefe de la junta militar, quien, en un discurso por la televisión estatal, aceptó la renuncia del gabinete de gobierno, encabezado por Essam Sharaf, y se comprometió a entregar el poder a las autoridades civiles tras la celebración de las elecciones presidenciales en junio del próximo año.

23 de noviembre 2011 , 12:00 a. m.

Pero, después de cuatro jornadas de violentos enfrentamientos, que han dejado 35 muertos y cientos de heridos, los revolucionarios no confían en los compromisos del Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas, que está en el poder tras la caída del dictador Hosni Mubarak.

"Estamos ante el mismo escenario que el del pasado febrero. Y no hay otra alternativa que la partida de los militares", declaró a EL TIEMPO Passant, una mujer que se había sumado a las protestas con la intención de pasar la noche en la plaza.

En una sucesión interminable, cientos de personas -provistas de comida y mantas- accedían a última hora de ayer al lugar. Durante su intervención, Tantaui llegó a ofrecer un plebiscito sobre la continuidad de la junta militar.

"El Ejército está dispuesto a regresar a los cuarteles de inmediato si el pueblo así lo decide en un referéndum", señaló. Unas horas antes, representantes de los principales partidos políticos y el consejo militar habían alcanzado un acuerdo, en el que se comprometían a mantener el inicio de las elecciones parlamentarias, previsto para el próximo 28 de noviembre; celebrar comicios presidenciales en junio del 2012 y, tras la toma de posesión del nuevo jefe de Estado, devolver el poder a las autoridades civiles.

Con la aceptación de la dimisión del actual gabinete transitorio, se da luz verde a un "gobierno de unidad nacional", integrado por todas las sensibilidades.

En la búsqueda de una personalidad respetada e independiente, una de las opciones más destacadas es confiar el nuevo ejecutivo al premio Nobel de la paz Mohamed el Baradei.

El diplomático sólo estaría dispuesto a asumir el cargo si goza de plena autonomía frente al poder de los uniformados, algo difícil si se piensa que uno de los detonantes de la actual protesta fue la intención de los militares de conseguir beneficios en el proceso de redacción de la nueva Constitución.

Entre tanto, la violencia se reanudó tras la alocución de Tantaui.

Manifestantes y fuerzas de seguridad volvieron a intercambiarse piedras y gases lacrimógenos al grito de "el pueblo quiere la caída del régimen". Los choques, que causaron un reguero de heridos, eran especialmente violentos en la calle Mohamed Mahmud, en uno de los laterales de la plaza Tahrir y a escasos metros de la sede del Ministerio del Interior

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.