Sin grandes sorpresas

Sin grandes sorpresas

Como estaba anunciado, las elecciones españolas no arrojaron grandes sorpresas: arrolla el Partido Popular (PP), de centroderecha y derecha, y, tras ocho años en el gobierno, sale el Partido Socialista (PSOE). Las encuestas prometían cerca de 190 curules para el PP, y obtuvo 186; y calculaba unas 115 para el PSOE, que solo llegó a 110. En las elecciones del 2008, el PSOE consiguió 169 y el PP, 154. Desde que retoñó la democracia, hace ya 35 años, nunca había subido tanto el conservatismo ni había caído tanto la socialdemocracia.

22 de noviembre 2011 , 12:00 a. m.

El PP logra amplia mayoría, lo cual le permitirá tomar medidas drásticas sin buscar costosas alianzas. Los antiguos opositores, que nunca fueron muy claros en los recortes que aplicarían, ahora tendrán que poner las cartas sobre la mesa. En su primer discurso, el futuro presidente, Mariano Rajoy, anunció que no habrá milagros. La realidad es que deberá acatar la política de austeridad que impuso la Unión Europea al gobierno moribundo.

Causa principal del desastre socialista es la crisis europea, que ha cambiado el color político en siete países y podría hacerlo el año próximo en Francia.

Según los electores, José Luis Rodríguez Zapatero, que empezará el 2012 como ex presidente, gestionó mal y tarde la adversidad económica.

Rajoy, abogado de talante conciliador y paciente historia de derrotas, tendrá que demostrar desde el palacio de La Moncloa lo que repitió durante la campaña política: que su partido es capaz de manejar las horas difíciles que atraviesa el país, con desempleo récord, crecimiento mínimo y alta deuda pública. Ayer, sin embargo, las bolsas no demostraron entusiasmo ante los resultados, pues la jornada se caracterizó por los números rojos.

No hubo, pues, ninguna sorpresa grande en España. Pero sí varias sorpresas pequeñas. Entre ellas, la resurrección de Izquierda Unida, que pasa de 2 a 11 curules; el avance del partido liberal (UPyD), que de 1 salta a 5; y el suceso del recién nacido grupo independentista vasco Amaiur, con 7 congresistas.

Todos comieron votos al PSOE. Hay quien ve con temor la presencia en el Parlamento de los antiguos simpatizantes de la banda terrorista Eta. Pero es una buena inversión para la democracia que tengan más éxito con votos que con armas.

editorial@eltiempo.com.co

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.