El Catatumbo, la 'crocópolis' del caimán aguja

El Catatumbo, la 'crocópolis' del caimán aguja

Todo comenzó con la muerte de Laura Camacho Meza, una menor de 6 años. En junio del 2009, ella jugaba en una playa del río Sardinata, en la cuenca del Catatumbo, y de repente fue atacada por una especie de cocodrilo conocida como caimán aguja. El animal, que medía 3,80 metros de largo y pesaba 175 kilos, saltó del agua y la arrastró al fondo del cauce. Una agresión inusual, que extendió el odio generalizado por estos animales. La tragedia encendió una alarma regional, que llevó a Ecopetrol, que explota petróleo allí, y a autoridades ambientales, como Corponor, a liderar un plan de prevención.

19 de noviembre 2011 , 12:00 a. m.

En ese momento, la historia cambió de protagonista. Con la intención de encontrar explicaciones a la muerte de Laura, desde Córdoba llegó a esta región del Norte de Santander el biólogo Giovanni Ulloa, la persona que más sabe de estos reptiles en Colombia. Salió a buscarlos con pocas expectativas, pues al fin y al cabo la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (Uicn) dice que estos animales están casi acabados y, por eso, los ubica en la categoría de 'amenazados al extremo'. Durante varios meses, lideró una expedición por 132 kilómetros de los ríos Sardinata, San Miguel, Nuevo Presidente y Tibú, que lo llevó de la incredulidad al optimismo. En el recorrido, encontró la población más numerosa del país, en estado silvestre, de los caimanes aguja, los "verdaderos cocodrilos", como él los llama, conocidos científicamente como Crocodylus acutus. Fueron 196 ejemplares, que podrían ser solo el 10 por ciento del total existente.

"Allí habría más de 1.500, es decir, una verdadera 'crocópolis' ", dice Ulloa para bautizar este lugar como "la ciudad de los cocodrilos en Colombia". Un paso gigante hacia la conservación de la especie, que durante el siglo pasado fue cazada en masa para usar su piel en la confección de prendas y accesorios, práctica que se detuvo luego de que Europa prohibió, a comienzos de esta década, el comercio de artículos hechos con el animal. Pero ese control llegó tarde, al punto que el caimán está incluido en el Apéndice I de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (Cites), que reúne a aquellas sobre las que se cierne el mayor grado de amenaza. También han sido víctimas de la destrucción de los humedales.

La presencia inédita de los reptiles en la región del Catatumbo demuestra, de paso, que a pesar de la extracción petrolífera los ecosistemas se han mantenido en buen estado. Aunque para muchos resultan intratables, los cocodrilos son vitales para mantener la pesca. Estos animales controlan las poblaciones de peces, porque se comen a los ejemplares débiles y enfermos y a los cadáveres que pueden afectar las poblaciones sanas. Por eso, cuando hay cocodrilos en una ciénaga o un río, la pesca es buena. Es tal el entusiasmo generado con el hallazgo, que ya se redactó un plan de manejo preliminar para conservar esta 'crocópolis', que incluye reforestación de sectores boscosos, jornadas de capacitación con las comunidades, para que vean a los caimanes como sus aliados, y la posible creación de un área protegida, que ya tiene tres posibles escenarios para su consolidación. Es, en síntesis, un buen primer paso para que los reptiles puedan comenzar a recuperar el dominio de los valles de los ríos Magdalena, Sinú, San Jorge y Cauca y los humedales de la costa Caribe, donde, según relatos del siglo XVII, se veían tantos que uno de los pasatiempos era salir a cazarlos

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.