Los ganadores CNN de la innovación

Los ganadores CNN de la innovación

Compró un muñeco para enviarle a una niña de otro país que le pidió un peluche, empleó a un cuadripléjico y se le desgranan las lágrimas cuando habla de sus logros como presidente de la Fundación Hetah, un sueño que comenzó en las aulas de la Universidad Manuela Beltrán en 1997.

19 de noviembre 2011 , 12:00 a. m.

Se trata de Jorge Enrique Leal Rodríguez, un bogotano que convirtió una tesis laureada en una fundación, que busca poner herramientas tecnológicas a favor de los Objetivos del Milenio y que se ganó el primer puesto del Premio Innovadores de América, de la cadena de noticias CNN.

"La responsabilidad social no es solo de las empresas sino de los profesionales", dice convencido y sin ganar un solo peso por su trabajo de más de 14 años. Este ingeniero de Sistemas, en su tiempo libre, diseñó un software para ayudar a personas en condición de discapacidad a mejorar su calidad de vida. Eso lo hizo armando un grupo de cinco profesionales entre ingenieros, contadores y biomédicos, que le ayudan en su causa, que funciona en la Internet.

Uno de sus logros es un traductor del español al lenguaje manual para sordos y uno de texto convencional a braille. "Este último puede convertir cualquier información para que esté al alcance de los invidentes", dijo Jorge. De hecho, escogió las noticias del periódico EL TIEMPO en RCS para que por primera vez un ciego pudiera leer el periódico. También, avanza en un proyecto llamado Aula virtual, que busca que los niños en condición de discapacidad puedan, a través de la Internet, aprender todo en las mismas aulas de clase que cualquier niño. Como si fuera poco, ideó la herramienta 'Se necesita un milagro' para canalizar ayudas de todo el mundo para la gente que más las necesite y una bolsa de empleos para discapacitados. "Uno conoce de casos muy tristes. Una vez, una niña me escribió que su sueño era tener un peluche. Pues fui, lo compré, y se lo mandé. También me emocioné cuando un cuadripléjico que trabajaba con nosotros nos dijo que era la primera vez que podía contribuir con una bolsa de leche a su hogar", dijo emocionado. Para combatir el hambre, creó un sistema que cruza los precios de alimentos en diferentes partes del mundo con mayor número de nutrientes a menor costo. "La idea es que las fundaciones la usen para optimizar su presupuesto".

Jorge tiene más proyectos para ayudar a los más necesitados que plata en el bolsillo. Afortunadamente, la inteligencia y su sentido de responsabilidad social con el mundo le sobró para ganarse los 40 mil dólares que le permitirían cumplir con su meta de contribuir a que los Objetivos del Milenio se cumplan.

Con un jarabe endulzante le puso sabor a su vida.

Javier Mauricio Agudelo es otro de los antioqueños ganadores del concurso internacional Innovadores de América. Este joven se dedicó a investigar la composición química del 'E-Biot', el edulcorante producido con base en la yuca, que hoy le ha merecido el Premio Innovadores de América en la categoría industria y empresa.

El jarabe edulcorante de yuca creado por Javier hace las veces de un reemplazo parcial del azúcar, que brinda mayor calidad al producto final. En un helado, por ejemplo, hace que sea más cremoso y realza los sabores frutales. Tradicionalmente, ese producto se fabrica con maíz y Estados Unidos es su principal productor. "La yuca es más barata y rinde más en el proceso", explica Agudelo. En República Dominicana le espera el reconocimiento como uno de los empresarios latinos innovadores del año.

Hizo del café su proyecto de vida.

Andrés Ramírez, un economista de 35 años, utiliza la pulpa y la cáscara del grano de café para producir una miel, que sirve para sacar bebidas y otros productos de consumo saludables. "No solo logramos un producto interesante, sino que libramos de contaminación al café". Con su empresa Sanadores Ambientales se enteró del Premio Innovadores de América para, talentos empresariales de América. Más de 16 mil votos lo avalaron como ganador en la categoría. Hoy, Ramírez no se cambia por nadie y dice sin temor que este es su proyecto de vida. Participa en ferias y muestra concentrados para refrescos y cremas para la piel, producidos con un elemento del café que para muchos era desperdicio.

Con los 40 mil dólares que recibirá en República Dominicana, dice, va a continuar la consolidación de su empresa en Colombia

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.