Secciones
Síguenos en:
AMIGOS SECRETOS, POR DOQUIER

AMIGOS SECRETOS, POR DOQUIER

Juguemos al amigo secreto! Esta es la frase de moda en muchos colegios, pues los jóvenes encuentran en ese juego la forma de dar un detalle a sus compañeros y celebrar así el Día del Amor y la Amistad.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
12 de septiembre 1996 , 12:00 a. m.

Algunos afortunados, sacan el papelito con el nombre de su amor platónico y aprovechan para lucirse con el regalo, porque al final siempre se sabe quién le regaló a quién. Claro que desde el momento en que se juega empieza el ir y venir tratando de averiguar quien le va a dar regalo a uno , dice Angela Ortiz, de 16 años.

Y no faltan las coincidencias. En una ocasión, a Diana Montenegro, de 14 años le dieron lo mismo que ella había comprado para su amiga. Al principio nos pusimos serias pero después nos dio risa , dice Diana.

Para Marcos Bolívar, de 19 años, lo importante es el detalle y dice que a las niñas, generalmente les gustan los peluches y las tarjetas.

Esto lo confirma Esmeralda Sarmiento, de 18 años, para quien los peluches expresan ternura. Agrega que también los afiches y las cartas son bienvenidos en su grupo de amigas del colegio Máximo Gorki.

El gusto por los afiches también lo comparte Andrea Gordillo, de 15 años y estudiante del colegio Louis de Broglie. Andrea dice que le gusta compartir y conversar con sus amigos en esta fecha.

Por su parte, los muchachos prefieren que les regalen esferos y agendas, dice Felipe Enríquez de 15 años.

Algunas niñas también prefieren regalos que no solo adornen. Así piensa Diana Quiroga, de 16 años, que quiere como regalo una camiseta.

Algunos profesores son cómplices de los muchachos a la hora de jugar. Este es el caso de Sonia Rodríguez, directora del grado 7 del Gimnasio Cecil Reddie.

Sonia asegura que este juego sirve para integrar a los muchachos. Además se crean expectativas porque se endulza a los amigos. Es decir, se les dejan pistas y pequeños regalitos.

Este juego, que según la memoria de estos jóvenes ya jugaban sus papás cuando eran niños, se pierde un poco en la universidad, según cuenta Jairo Enríquez, estudiante de Física de la Universidad Distrital. Allí la atención se centra en el novio o novia y el regalo ya no es una bobadita . A Jairo, por ejemplo, le gusta regalar libros, especialmente de poesía.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.