UNA VIDA LLENA DE BÉISBOL

UNA VIDA LLENA DE BÉISBOL

Cuando en 1947 Colombia se coronó campeón del torneo de béisbol de los Juegos Centroamericanos y del Caribe, celebrados en Barranquilla, el legendario ex pelotero cartagenero Issac Villeros recuerda que él jugó papel importante en la conquista del título.

27 de abril 1995 , 12:00 a. m.

Estaba en el banco y me sacaron de bateador emergente por Andrés Fantasma Cavadía. Conecté un hit que remolcó una carrera para empatarle el partido a República Dominicana, al que finalmente terminamos ganándole .

Casi medio siglo después de esa conquista, Issac Villeros continúa metido de lleno en el béisbol enseñando a los niños de Sincelejo y sirviéndoles de árbitro en sus torneos locales.

A Issac Villeros lo trajo a Sincelejo Don Salomón Feris para que reforzará su equipo Repauto, ganador de varios títulos locales y se quedó para siempre.

Durante muchas temporadas, Villeros fue pilar importante en los campeonatos de béisbol de Sucre hasta que la edad lo obligó a colgar los bates y manillas y se quedó a vivir en el estadio de la Avenida de Argelia, donde presta sus servicios como celador.

En un cuarto acondicionado por él mismo, bajo las gradas del escenario beisbolero, este hombre de contextura delgada y andar lento por el paso del tiempo, recibe una pequeña pensión del municipio por sus servicios prestados por más de 20 años al estadio y a la niñez de Sucre.

Con el correr de los años su memoria va perdiendo fechas y algunos nombres y quizás exajera cuando dice que tiene 78 años y aún tiene fuerzas para marcar el estadio y jugar con los niños que a diario llegan a que les enseñe la mejor forma de batear y correr las bases.

Lo que si recuerda con precisión es que su mejor amigo fue Pedro Chita Miranda, tal vez el mejor pelotero colombiano de todos los tiempo y compañero suyo en aquellas selecciones con Petaca Rodríguez y El Pollo Zambrano, y que contrajo matrimonio en Cartagena con Santos Palacio, a la edad de 20 años.

Me quedé en Sincelejo por insistencia de Salin Flaco Guerra, Toño Vergara y Pady González , dice. Llegué a estas tierras y supe a los pocos días que me iba a quedar para siempre jugando béisbol y enseñando a jugar .

El béisbol ha sido mi única pasión. Nunca he practicado otro deporte. Empecé a jugar en los playones de los barrios de Cartagena desde niño y terminé jugando con Getsemaní antes de venirme para Sincelejo .

Issac considera que los deportistas de ahora son demasiado exigentes. Antes jugábamos y ayudábamos a nuestro equipo comprando nuestros uniformes. Eran tiempos mejores.

Recuerda con nostalgia los estadios llenos en la Costa Atlántica y la fiebre que había por el deporte rey. También la llegada del profesionalismo a Colombia y la rivalidad entre los equipos de Cartagena y Barranquilla.

Hoy todo ha cambiado. El fútbol se ha apoderado de los estadios en las ciudades y canchas de los pueblos y todos los jóvenes sueñan con ser Faustino Asprilla, Carlos Pibe Valderrama e Iván René Valenciano. Todos quieren ser futbolistas y pocos son quienes desean practicar la pelota caliente.

El domingo anterior al mediodía, Villeros estuvo listo para salir a juzgar el primer partido del campeonato de béisbol infantil en el diamante 20 de Enero, su residencia en los últimos 20 años. Dice hasta luego y empieza a caminar lentamente pero seguro de su labor.

Al llegar al terreno, los niños --que esperan ser pronto el presente de aquel tiempo dorado del béisbol colombiano-- lo rodean y le piden que cante la voz de Play Ball . Es otro servicio más que este legendario deportista colombiano le presta a la juventud...

Una pensión especial El presidente de la Liga de Béisbol de Sucre, Raúl López Macías, en reconocimiento a la labor que ha desarrollado Issac Villeros, en beneficio de la pelota caliente del departamento, gestiona con el alcalde de Sincelejo, Alberto Gómez Revollo, el reconocimiento de una pensión de jubilación.

El ex pelotero cartagenero vive hoy sin apuros económicos y tiene por casa una mole de concreto de ocho 8 mil espectadores y es considerado el Hombre Béisbol Sucreño .

Hace poco el Gobierno Municipal nombró un nuevo celador para el estadio 20 de Enero, en consideración a que los bienes del escenario deportivo se los estaban robando y a Villeros le llegó la edad del retiro forzoso.

Sin embargo, el legandario pelotero sigue siendo huésped de honor del estadio 20 de Enero y su vida continuará transcurriendo entre bates, guantes y niños que quieren aprender a jugar béisbol.

La de Villeros ha sido toda una vida dedicada al deporte que inmortalizó a Babe Ruth.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.