Ejecutar, ejecutar y ejecutar

Ejecutar, ejecutar y ejecutar

Colombia es una nación de contrastes asombrosos. Por un lado, nuestro país tiene grado de inversión otorgado por las principales firmas calificadoras de riesgo del planeta y ocupa la quinta casilla en el escalafón global del Banco Mundial, en lo referente a la protección a la inversión extranjera.

16 de noviembre 2011 , 12:00 a. m.

Por el otro, Colombia se apoltrona plácidamente en la posición 134 -entre 183- a la hora de tramitar una conexión eléctrica, y en el puesto 149 en lo concerniente al cumplimiento de contratos, proceso que exige en promedio 1.346 días de abogados de baranda contados desde el momento en que se radica la disputa en un juzgado hasta su resarcimiento económico. El Informe del Foro Económico Mundial 2011 anota que, mientras Colombia ocupa el puesto 68 en la tabla de competitividad global -entre 139 naciones-, en materia de infraestructura física nuestro país se conforma con el puesto 108, con lo cual se mete debajo del tapete de sus competidores.

Lo anterior podría indicar que el subdesarrollo es una actitud mental y no la carencia relativa o absoluta de recursos y oportunidades que nos impide aglutinar apropiadamente las fuerzas motrices y sociales en torno del bien común. Posiblemente uno de los ingredientes que nos hace falta sea la correcta ejecución de los proyectos de alcance nacional. Larry Bossidy y Ram Charan analizan este asunto en su libro Ejecución: la disciplina para que se hagan las cosas, en el cual definen la ejecución como la diferencia entre aspiraciones y resultados, como un conjunto de técnicas y comportamientos que permiten obtener una ventaja competitiva aplicable a la vida pública o privada. En la primera parte del libro, los autores explican las razones por las que las estrategias más brillantes fracasan azarosamente por una pobre ejecución y no por errores de planeación. En la segunda sección, Bossidy y Charan introducen los cimientos de la ejecución como disciplina estratégica, en la cual incluyen siete comportamientos que deben perfeccionar los líderes de cualquier sector: conozca su gente y su negocio; sea realista; defina claramente sus metas y prioridades; termine lo que empiece; recompense a los hacedores; expanda la capacidad de sus empleados y funcionarios; y conózcase a sí mismo. En los capítulos finales de esta publicación se definen los parámetros requeridos para crear una cultura de cambio en su empresa o actividad pública, esencial para tener el apoyo apropiado en el lugar correcto, de suerte que la estrategia defina hacia dónde va el negocio privado o la actividad de gobierno y la gente determine quién llega y cómo. El plan operativo escoge, por último, el sendero y las metas de corto y mediano plazo.

*Asesor del Ministro de Agricultura aespinosa@minagricultura.gov.co

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.