Diletantes y ex presidentes

Diletantes y ex presidentes

Hace pocos días y con ocasión a la participación de varios ex presidentes en el proceso de elecciones locales, algunos comentaristas expresaron que los ex mandatarios colombianos debían seguir el ejemplo de sus homólogos en Estados unidos, los cuales tras dejar el poder se dedicaban a la academia o la filantropía, apartándose de la actividad política. Lo grave de semejante acto de diletantismo histórico es que no hay nada de cierto en él.

10 de noviembre 2011 , 12:00 a. m.

Un excelente libro publicado en el 2009 por Leonard y Jenniffer Weiss bajo el nombre de Citizen in Chief, en el cual se explora a profundidad la vida de los presidentes norteamericanos luego de dejar la Casa Blanca, hace evidente el desacierto de algunos 'formadores de opinión'.

Empezando por George Washington, quien dejó el poder luego de ocho años de gobierno, queda claro que, a pesar de su retiro activo, intervino para que George Marshall aspirara y ganara un asiento en el Congreso, al igual que promovió a Patrick Henry para jugar un papel protagónico en la política del Estado de Virginia. John Adams fue un fervoroso impulsor de la carrera política de su hijo John Quincy Adams hasta que este alcanzó la Presidencia.

Por su parte, John Quincy, luego de perder su reelección frente a Andrew Jackson, fue elegido como miembro de la Cámara de Representantes, ocupando su curul por más de una década. Jackson a su vez se convirtió en un activo líder político estimulando candidaturas nacionales y locales. Otros como Andrew Jhonson fueron elegidos para el Senado; Teddy Roosevelt fundó otro partido y aspiró nuevamente a la Presidencia; William Howard Taft fue elegido miembro de la Corte Suprema; Truman, Eisenhower y Carter jugaron papeles cruciales en las nominaciones de nuevos candidatos, y Bill Clinton ha sido un proselitista demócrata sin precedentes, acompañando la carrera de su esposa y sirviendo de escudero leal de la administración Obama. En el caso colombiano, la historia reciente no es distinta. Alberto Lleras, después de culminar el segundo periodo de López Pumarejo, regresó al poder; Carlos Lleras volvió a aspirar, sin éxito, al igual que López Michelsen.

Turbay ocupó varias ocasiones la presidencia del Partido Liberal. Misael Pastrana lideró el Partido Conservador, promovió la carrera de su hijo Andrés y fue elegido constituyente. César Gaviria ocupó la presidencia del Partido Liberal y asumió la oposición contra Álvaro Uribe. Uribe, por su parte, ha defendido su legado desde la academia y los talleres democráticos sin aspirar a ningún cargo, rechazando la presidencia del Partido de la U y concentrándose en apoyar líderes locales.

En resumidas cuentas, los ex presidentes son figuras que permanecen vivas y activas en la política, como lo evidencia Estados Unidos, cuna del presidencialismo constitucional. Lo importante es que su experiencia sea un activo para el fortalecimiento de los partidos y el debate abierto de los temas nacionales. En lugar de pedir su retiro u ostracismo en Colombia, apelando a falsas comparaciones, es preferible contar con ellos para fortalecer nuestra democracia.

ivanduquemarquez@hotmail.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.