El desempleo cayó a un dígito, ¿y qué sigue ahora?

El desempleo cayó a un dígito, ¿y qué sigue ahora?

Recién iniciado el segundo semestre, la expectativa porque el desempleo colombiano se situara por debajo de 10 por ciento comenzó a hacerse evidente en la opinión pública. Tanto, que el ministro de Hacienda, Juan Carlos Echeverry, ofreció su cargo si la desocupación no caía a un dígito este año.

06 de noviembre 2011 , 12:00 a. m.

Por ahora, el funcionario salvó el puesto, pues en septiembre el desempleo fue 9,7 por ciento, el más bajo para ese mes en la última década; al tiempo, los ocupados sumaron 20,4 millones, 678.000 más que en septiembre del 2010.

Colombia, dijo el presidente Juan Manuel Santos, es uno de los países de la región, y tal vez del mundo, que más han generado empleo, por lo cual "podemos sentirnos orgullosos".

Sin embargo, necesariamente surge la pregunta: ¿Son sostenibles tanto el desempleo de un dígito como el aumento de la ocupación? Para el director del Observatorio del Mercado de Trabajo y la Seguridad Social, de la Universidad Externado, Stefano Farné, la respuesta es un sí categórico "a corto plazo", porque, explica, todos los indicadores de la economía están marchando bien. En agosto, la industria creció 9,5 por ciento anual y el comercio minorista, 9,7 por ciento.

"Hay que hacer un esfuerzo grande para que sea sostenible", demanda la viceministra Técnica de la Protección Social, Paula Acosta, y destaca que la tendencia a la disminución del desempleo ha sido sostenida y que ha venido acompañada de un aumento significativo de las personas que se vinculan al mercado laboral.

Los nuevos empleos, agregó, permitieron recoger a quienes desde hace un año estaban buscando trabajo y a otros que se han ido incorporando al mercado; hay que redoblar esfuerzos para que esos empleos les lleguen a las personas a las que usualmente no les llegan, enfatizó la funcionaria.

El reto ahora, dice Santos, es no sólo mantener el desempleo en un dígito sino continuar con su descenso.

"Si se sigue consolidando la economía y se sigue reduciendo el desempleo, la tasa de un dígito se puede mantener en el primer trimestre del 2012", dice el director del Departamento Nacional de Planeación, Hernando José Gómez.

Acosta confía en que la desocupación siga bajando hasta diciembre. "Si la apuesta es mantenerlo bajo el 10 por ciento, sería muy raro que en meses diferentes a enero y febrero esté por encima de un dígito", dice la Viceministra.

El empleo que se está creando .

De tiempo atrás, la ocupación ha venido en aumento y, entre los analistas, los sindicatos y el mismo Gobierno siempre existió la preocupación por la calidad del empleo que se generaba y la conclusión coincidente fue que era muy baja - medida por la afiliación de esos nuevos trabajadores a la seguridad social-, pues la mayoría de los trabajos eran informales.

Para Santos, buena parte de los nuevos puestos de trabajo son formales, afirmación que sustenta con el hecho de que la afiliación al régimen de salud contributivo superó los 600.000 trabajadores, y a pensiones, los 350.000.

La viceministra Paula Acosta dice que la formación de empleo pasa por empleos no formales al principio, que después se van formalizando. Lo que se ve es que hay unos incentivos que han llegado para que la gente empiece a hacer contribuciones a la seguridad social.

Sin embargo, Stefano Farné, de la Universidad Externado, observa que la informalidad sigue igual, aunque reconoce que disminuyen ocupaciones precarias, como el servicio doméstico y los trabajadores sin remuneración, pero aumentan los trabajadores por cuenta propia, que es donde se concentra la informalidad.

Desempleo calienta debate del mínimo .

Prudencia en el incremento del mínimo, es el llamado del Gobierno. En palabras de la viceministra Paula Acosta, "no se puede deshacer con el codo lo que se hace con la mano; uno de los parámetros muy sensibles para la formalización es el salario mínimo, por lo que hay que ser muy prudentes, porque es importante seguir avanzando en la reducción del desempleo y en el aumento de la formalización, y si se va la mano en el ajuste lo que se hace es retroceder en los dos temas".

Por su parte, las centrales obreras insisten en que un buen incremento aumentará la compra de bienes y servicios, que, a su vez, llevará a nuevos enganches de personal para responder a la demanda.

Sergio Clavijo, presidente de Anif, le puso números: 5 por ciento (inflación más productividad), propuesta que, en términos generales, fue compartida por el vicepresidente de la República, Angelino Garzón

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.