Cain, los enredos del 'Obama republicano'

Cain, los enredos del 'Obama republicano'

Hasta la semana pasada, Herman Cain era la gran sorpresa en la puja por la nominación republicana para las elecciones presidenciales del 2012. De ser un desconocido, este afroamericano -al que llaman el 'Obama de la oposición'- escaló a la punta en la mayoría de las encuestas.

06 de noviembre 2011 , 12:00 a. m.

Pero, desde el domingo pasado, una historia periodística lo tiene contra las cuerdas. El diario Político publicó una reseña según la cual Cain habría acosado sexualmente a dos mujeres en la década de los 90, cuando se desempeñaba como presidente de la Asociación Nacional de Restaurantes (ANR).

Cain reconoció que fue acusado y que la ANR terminó pagando una indemnización a una de las mujeres. La historia, sin embargo, crece cada día. El jueves una tercera mujer no identificada dijo que ella también había sido acosada sexualmente.

Cain, que se pasó la semana capoteando el temporal, denunció una "persecución política" en su contra y acusó al gobernador de Texas, Rick Perry, de ser la raíz de las filtraciones. Algo que tiene un poco de validez, pues uno de los 'testigos' en su contra trabaja para Perry, quien también aspira a ser el nominado republicano.

Nadie sabe a estas alturas si Cain sobrevivirá a esta nueva tormenta como lo ha hecho con otras: hace poco sugirió construir una valla electrificada en la frontera con México para "tostar" a los ilegales que intenten pasarla. Si sobreviven, dijo, los esperaría al otro lado una fosa con cocodrilos hambrientos. Cuando le llovieron las críticas, dijo: "No tienen sentido del humor". Pocos meses antes se había referido en términos despectivos a los musulmanes, e indicó que jamás contrataría a uno de ellos. Luego aclaró que se refería solo a "yijadistas".

Pero, hasta ahora, el público le ha perdonado todo. Especialmente los sectores más conservadores del país y miembros del llamado Tea Party, republicanos de corte nacionalista, su base electoral.

Lo que más le suma a Cain es su historia personal, que es fiel reflejo del 'sueño americano'. Cain, que nació en 1945, se crió en un barrio muy humilde de Atlanta (Georgia), donde aún era marcada la segregación racial. Su familia era tan pobre que en su reciente biografía solo la describió como "po". En el libro, cuenta cómo le tocaba sentarse en la parte trasera de los buses (reservada para los negros). Su madre era empleada del servicio y su padre, un chofer al que le tocó trabajar en tres empleos a la vez para sacar a su familia adelante.

Con un grado en Informática de la Universidad de Purdue, terminó trabajando para Burger King, donde acabó siendo vicepresidente, al frente de 400 locales.

De allí pasó a dirigir Godfather Pizza, una empresa que Cain rescató de su inminente quiebra. Sus éxitos empresariales lo catapultaron a la presidencia de la ANR, con sede en Washington, desde donde se posicionó para intentar su elección al Senado de EE. UU. en el 2004, aunque sin suerte.

Además de empresario, el republicano es pastor de la iglesia Bautista, comentarista de radio, escritor de libros y un muy buen cantante de música soul y gospel.

En el 2006, salió adelante de lo que fue, según él mismo, la batalla más dura de su vida cuando venció un cáncer de colon con metástasis en el hígado, del que solo se repone un 30 por ciento de los afectados.

Guardadas las proporciones, Cain enfrenta hoy un combate similar por su supervivencia política. Solo el tiempo dirá si los astros se siguen alineando a su favor.

El ascenso de un rebelde .

El ascenso de Cain se explica en su estilo poco ortodoxo y 'frentero' a la hora de hablar, que lo ha convertido en un 'anti- Washington' a los ojos de un público harto de sus dirigentes. Su plan de reformar el código de impuestos por el 9-9-9 (ese porcentaje para los impuestos personales, corporativos y las ventas), pese a ser criticado, es visto como simple y concreto.

Por otro lado, está la ausencia de un candidato de peso en el partido. Romney no gusta a la base, pues es mormón, y Perry se desinfló tras una serie de pésimos debates televisados

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.