FUERON 22 LOS SOLDADOS MUERTOS

FUERON 22 LOS SOLDADOS MUERTOS

Los soldados de la VII Brigada escoltaron los féretros de sus 22 compañeros hasta el avión Hércules que los sacó de Villavicencio. Minutos antes se había oficiado una misa fúnebre.

09 de septiembre 1996 , 12:00 a.m.

El viernes pasado, los soldados sucumbieron en un combate de dos horas con las Farc, en La Carpa (Guaviare).

Unidades del Ejército continúan operando en la zona, y se teme que haya nuevos combates.

El Guaviare ha sido escenario de las marchas de campesinos, que no están dispuestos a acabar con sus cultivos de coca. Pero detrás de las protestas, los combates y los narcotraficantes, se esconde un departamento sin muchas salidas para su desarrollo.

Allí viven de la coca porque es el producto que les deja dinero.

Las cifras no mienten. Hay unas 20 mil hectáreas sembradas que producen anualmente unos 230 kilos. En el año 93 se calculaba que la economía coquera producía unos 120 mil millones de pesos, de los cuales 36 mil se quedaban en el departamento.

El Guaviare no está metido en la coca por capricho. El 13.9 por ciento de la población recibió educación primaria, frente a un 1.1 por ciento de beneficiados por los servicios de educación secundaria.

San José, la capital, está conectada con Villavicencio (Meta) por una carretera de 282 kilómetros, destapada, sin afirmar, cuyo uso en invierno es casi imposible.

El eje vial más importante se encuentra entre San José y Calamar, con una carretera sin pavimentar de 82 kilómetros. Las demás vías son trochas.

Por eso es que quien quiera sembrar cultivos distintos no tiene salida. No tiene como sacar sus productos.

Las grandes vías son fluviales. Hay comunicación por los ríos Guaviare, Guayabero, Caño Grande y Unilla.

Y para seguir con estas cifras, basta decir que la primera causa de mortalidad del departamento es el homicidio y que las primeras causas de morbilidad son la malaria y las enfermedades pulmonares y diarreicas.

Mucho de lo anterior tiene a los campesinos marchando, empujados por la guerrilla.

El sábado pasado se interrumpió el diálogo con el Gobierno. Ellos dicen que no van a dejar de sembrar coca, y el Ejecutivo dice que no los va a dejar. En esto no hay punto intermedio, y menos cuando la guerrilla desde hace muchos años tiene ocupado un espacio que el Estado olvidó.

En los años 70 surgió una bonanza temporal de marihuana, pero declinó porque en Estados Unidos se pusieron a producirla.

Pero ya estaba sembrado el camino para que los cultivos ilícitos hicieran de las suyas. En 1977 un reducido grupo de narcotraficantes inició la producción de hoja de coca, elaboración de pasta y comercialización. Y con ello vino la primera bonanza coquera que se mantuvo hasta el 81.

Tras la bonanza hubo superproducción y severos controles del Gobierno, razones de peso para dejar en crisis la economía de la coca.

A la invasión de los narcos, se sumaron las Farc, que terminaron involucradas en un negocio lucrativo por donde se le mirara.

Y entre el 84 y el 85 llegó la segunda bonanza coquera, que benefició a los narcos y a la guerrilla, pero no al ciudadano común.

De ahí que los colonos del río Guayabero empezaran a presionar que se les ayudara en vías, salud, educación. A finales del año los campesinos se tomaron a San José del Guaviare y firmaron un acuerdo con el Gobierno.

Sin soluciones de fondo, vino la Constitución del 91 que elevó al Guaviare a la categoría de departamento. Un año más tarde se crearon los municipios de El Retorno, Calamar y Miraflores.

Se intentó implantar un modelo de sustitución de cultivos en El Retorno, sin resultados.

En el 94, el Gobierno se metió en la Operación Resplandor con el objetivo de acabar en dos años con todos los cultivos ilícitos del país.

Sin otro producto para vivir que la coca, miles de campesinos realizaron marchas y manifestaciones en San José para protestar por las fumigaciones. La guerrilla -campanazo de lo que hoy ocurre- atacó al Ejército y la Policía Antinarcóticos.

Tras paros, refriegas, más paros y más refriegas, se puso en marcha el Plante. Es decir, una sustitución de cultivos. Sustitución sin vías, sin educación, pero sí con guerrilla y narcotráfico.

Fuentes: Instituto Amazónico de Investigaciones Científicas, Sinchi, y Plan de Desarrollo del Guaviare y de la Corporación Colombiana para la Amazonia (Araracuara).

Lista de militares asesinados en Guaviare Lista de los 24 militares y lugares a donde fueron llevados sus cadáveres: 1. Sargento segundo, William Morales Barrera (Sogamoso, Boyacá).

2. Cabo segundo, Javier León Araba (Tierralta, Córdoba).

3. Cabo segundo, José Zambrano Pérez (Puerres, Nariño).

Soldados: 1. Amansi Fernando Márquez Oviedo (Ayapel, Córdoba).

2. Nelson Darío Uribe Caro (Bello, Antioquia) 3. Sergio Andrés Estrada Ramírez (Medellín).

4. Elkin de Jesús Duarte Uribe (Amagá, Antioquia).

5. Adrián Alfonso Escorcia Martínez (Cartagena).

6. Roberto Malo Granadillos (Barranquilla).

7. Rodrigo Antonio Garcés Echavarría (Barranquilla).

8. Hernán Ortiz Villa (Barranquilla).

9. Jaime Garcés Loaiza (Aguadas, Caldas).

10. Alvaro Alcázar Gómez (Montería, Córdoba).

11. José Ignacio Gómez (El Espinal, Tolima).

12. Samuel Gómez Timote (Natagaima, Tolima).

13. Abel Saavedra Gutiérrez (Valle del San Juan, Tolima).

14. Derlin Díaz Saavedra (Valle del San Juan, Tolima).

15. Holmes Herrera Ecarria (Bogotá).

16. Emilio Niño Vargas (Ocaña, Norte de Santander).

17. Gerardo Alberto Vargas Castillo (Cali).

18. Javier Ramírez Saldarriaga (La Unión, Valle).

19. José Arley Toro López (Corregimiento Calamar, Valle).

20. José Juvenal Rodríguez Alvarez (Génova, Quindío).

21. Milton Eduardo Rojas Hernández (Tuta, Boyacá).

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.