Secciones
Síguenos en:
NO HUBO SUFICIENTE LUZ PARA LA SOMBRAS

NO HUBO SUFICIENTE LUZ PARA LA SOMBRAS

La sombras bogotanas, al parecer, no tuvieron la luz suficiente para lucirse en la temporada decembrina. El concurso La sombra más larga, organizado por el Instituto Distrital de Cultura y Turismo (IDCT), la Casa de Poesía Silva y el Museo del Juego de la Universidad Nacional, solo recibió cuatro propuestas, en una convocatoria que se hizo el pasado 28 de noviembre y que se cerró el 15 de diciembre.

El jurado integrado por el arquitecto Francisco Avila, el químico Fabio Córdoba, el físico Julián Betancourt y el diseñador industrial Humberto Muñoz, después de estudiar las propuestas y de común acuerdo con Paul Bromberg, director del IDCT y María Mercedes Carranza, directora de la Casa Silva, decidieron otorgar cuatro premios del mismo rango. A estos participantes el IDCT decidió entregarles un premio de un millón de pesos.

Las propuestas que se presentaron fueron las siguientes: Smockus, de Javier Orlando Jiménez; Sombra ecológica, de Fernando Cortés Quintero; Sombra y poesía, de Luz Marina Parra Sepúlveda y la sombra cósmica que propuso Julio Abel Villa.

Smockus, de Jiménez, es algo más que una sombra, consiste en la una nube que cubre los sectores de Ricaurte y Paloquemao. La sombra, según Pardo, tiene forma oblonga, y se extiende desde la calle 6, hasta la calle 19, entre las carreras 18 y 28, en su parte más ancha. Esta sombra, de acuerdo con su observador, tiene una longitud aproximada de 1.600 metros.

La propuesta de Cortés Quintero se divide en tres partes: Sombras por efecto colectivo, Sombras individuales y Sombras caídas. Se trata de una colección de 19 fotografías tomadas en los parque El Salitre y el Lago. La longitud de la sombra es el producto de la superposición de las mismas. En algunos casos, esta cadena puede alcanzar la extensión de 160 metros de longitud.

Parra Sepúlveda se dejó conmover por la naturaleza del concurso. Además de las fotografías que adjuntó, de diversas sombras observadas en distintos lugares de Bogotá, escribió un poema dedicado a las sombras.

Villa se fue por el lado cósmico y señaló una serie de sombras que se han ido extendiendo por la ciudad a través del tiempo y el espacio. Según uno de los parágrafos de su propuesta: Tomado desde otro aspecto hay también una sombra de más de 500 metros años, la cual continúa extendiéndose en el tiempo y es la que vaticinó el sabio Uma, sobre la ciudad antigua de Akakor, cuando dijo: Permanecerás en la sombra de tu sombra, hasta que la sombra de tu sombra, te señale el camino desde el corazón del cielo hasta el corazón de la tierra .

Ante la poca acogida que tuvo el concurso es posible que el año entrante se haga una nueva convocatoria, con plazos muchos más amplios y una mayor divulgación. Tal vez faltó la luz de algunos fuegos artificiales, o las sombras que producen las luces navideñas, o simplemente tiempo, tiempo para disfrutar la noche y apreciar las sombras nocturnas.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.