Secciones
Síguenos en:
MEJORADA:

MEJORADA:

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
08 de septiembre 1996 , 12:00 a. m.

Después de someterse a algunas cirugías, la señorita Atlántico no es ni sombra de la que era hace dos meses, cuando fue nombrada. Ahora pesa cuatro kilos menos, su cabello cambió de negro a castaño, le arreglaron las cejas y hasta luce lentes de contacto color miel. Es tal el cambio, que algunos la confunden con María Mónica Urbina. Ahora, debe dedicarle tiempo a su relacionista, que ignora a los pequeños medios de comunicación de Barranquilla. Pilas, reina, que por ahí no es.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.