Secciones
Síguenos en:
CUIDE SUS ESPALDAS

CUIDE SUS ESPALDAS

Si alguna lección ha quedado del año que termina es que con la espalda no se juega.

La dolencia más caracterizada, la Medinulosis aguda , genera graves e irreversibles problemas de equilibrio que pueden, inclusive, ocasionar la caída del paciente cuando la presión vertebral se incrementa aceleradamente por causa de una mala colocación de los discos -los disketes o los casetes-.

El origen de esta enfermedad -dicen los que tienen iDEA- puede ser la exposición a las temperaturas ardientes de los climas cáli-dos, y se puede reconocer fácilmente, a partir de la presencia de tres síntomas recurrentes: -el primero, un persistente malestar en la región servi-cali, más precisamente entre las orejuelas; -el segundo, una aguda molestia a través de la columna (de opinión) con filtraciones del ácido mona-nucleíco, que lo ponen al rojo y lo dejan al desnudo; -el tercero, una dolorosa inflamación del extremo inferior de la medínula que sólo se alivia, transitoriamente, con pre-supositorios de inocencia.

Aun cuando algunos prefieren la fórmula del chuzado para mitigar los efectos de este mal incurable, como un servicio para los lectores a continuación recomendamos cuatro ejercicios que puedan ayudarle, por unas pocas semanas, a recuperar la confianza, el entusiasmo y sobre todo la estabilidad.

(Esto acompaña el diagrama grande) #1. Gira-Giraldo Como primera medida y para prevenir cualquier ataque por la retaguardia producto de la irritación crónica de la medínula espinosa que pueda tener efecto clavicular, se aconseja lavarse las manos olímpicamente y colocarlas en la posición que indica el diagrama.

Luego incline la cabeza ligeramente, hacia delante, y premita que gire (o que le giren) alternativamente de izquierda a derecha y de derecha a izquierda. Mantenga los ojos bien cerrados y así, giraldo, giraldo, sentirá el bienestar que produce una buena irrigación con adecuada liquidez en la caja menor... del tórax.

#2 Pañitos de agua tibia.

Si el malestar persiste o se desplaza a través de la zona Inter -costal (de billete) y aparecen pesadas manifestaciones en las proximidades de lómoplata, cúbralas con cortinas de humo o vaporizaciones de sauce llorón.

Si lo anterior no funciona, intente gentilmente aplicarse pañitos de agua tibia, impregnados con adobe de populina licuado en varios litros de extracto intimidatorio.

#3 El Alacrán.

A pesar de que esta posición pueda resultarle incómoda -por myles de razones-, para enderezar su situación, usted deberá someterse, con mucha entrega, a ejercitar el bloque.

Patalee sistemáticamente hacia atrás, pero evite meter la pata pues podría convertirse en víctima de su propio alacrán.

Nota: Este ejercicio aún no tiene certificación.

#4. La Heyneflexión.

Si nada de lo anterior le produce alivio, su única alternativa es colocarse de rodillas, dispuesto a todo, con la cabeza expuesta en el norte y el mogollón hacia el sur, y repetir por lo menos ocho mil veces, por la espalda no vale, por la espalda no vale, por la espalda no vale .

De pronto así, podrá ganarse una tercera oportunidad.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.